Read more: http://ayudablognovato.blogspot.com/2012/01/espectaculo-de-estrellas-en-su-blog.html#ixzz1uU7QApQz TIERRA DORADA: 05/28/12

lunes, 28 de mayo de 2012

EL SILENCIO DEL ALMA

El silencio guarda los secretos.

 Recuerda por lo tanto que no hay sonido mas dulce que el silencio.

El silencio es como una cancion del alma.

Algunos la escuchan en la oracion,

 otros la encuentran en su trabajo o en la

simple contemplacion de la vida.

Cuando se alcanza el dominio,

 los sonidos del mundo pueden apagarse

 y las distracciones ignorarse.

Toda la existencia se

convierte en meditacion.

Y como la naturaleza es meditacion,

 a traves de ella se contempla la divinidad.

 Una vida asi vivida

 solo pùede estar colmada de bendiciones.

 No hay lucha, ni dolor, ni preocupacion.

 Solo hay experiencia.

Respira en cada flor,

vuela con cada pajaro y encuentra belleza en todo.

 Es por ello que no debes buscar belleza,

 ni tampoco sabiduria.

 La sabiduria es una contemplacion de la belleza.

Cuando se actua en este estado

 todo lo que se hace se convierte en reflexion

 y la reflexion en ofrenda.

Al lavar los platos,

 disfruta del calor del agua que acaricia tus manos.

 Y al preparar la cena,

siente el amor del universo

que te trajo el alimento.

La comida le sabra mejor a tus comensales.

Al respirar, respira largo y profundo,

 respira lenta y suavemente,

respira el suave y dulce soplo de la vida,

 plena de

energia y de amor…..

Respira de nuevo profundamente

 y podras reconocer a Dios

en cada uno de tus respiros.

Utiliza tu vida como un sendero de meditacion

 y todos los eventos tendran una nueva

 y majestuosa dimension.

Muevete con perfeccion

y no te  detengas ante la duda y el temor

ni la culpa.

 Reside en el esplendor de saberte amado.

Siempre eres uno con Dios.

Y uno conmigo.

 Tu hogar es mi corazon y el mio es el tuyo.

Porque somos todo lo que es,

 todo lo que fue y todo lo que sera.

ASCENSION

EXCELENTE ARTICULO SOBRE  LA ASCENCION,
 es la Respuesta Exacta a los acontecimientos,
 situaciones, cambios, fluctuaciones y estadíos,
 que la Tierra, el Ser Humano y todo lo que la habita,
 estan SINTIENDO y PERCIBIENDO hoy en dia.

 La Ascencion NO es misticismo, ni esoterismo,
 ni chamanismo, ni brujeria, ni algo religioso (cualquiera que sea tu religion),
 ni algo complejo, ni cientifico, ni historico, y mucho MENOS, Profetico,
tampoco es castigo divino o no divino,
 ni siquiera es algo fortuito, tampoco milagroso,
 ni caotico, ni experimental, y por Ultimo,
 NO ES ALGO QUE SE PUEDA DETENER,
 NO ES ALGO QUE SE DEBA TEMER y NO ES ALGO QUE SEA OBLIGATORIO,
 cuando tienes Libre Albedrio.
 La Ascencion es un CICLO COSMICO,
 que se Sucede y se Representa siempre,
 en cada Region, Lugar, Espacio, Tiempo y
 Parte determinada del UNIVERSO….

 ….NADA ESCAPA A LA ASCENCION,
 ni Seres, ni Criaturas, ni Objetos, ni Energías Diversas,
 es un Movimiento Ciclico en Espiral Ascendente,
 basado en Octavas Armonicas y en Secuencias Luminicas de Luz y Amor.
 La Ascencion es un Camino de Cambio Ascendente,
 que paso a paso te ACERCA mas hacia DIOS,
 sea cualquier nombre que tu le des a tu Dios,
 pues la Ascencion no distingue colores,
 razas, credos, religiones, estatus, tamaños, ni edades.

 La Ascencion NO SE INICIARA en el año 2012,
 ni en su Solsticio de Invierno del 22 de Diciembre de ese año,
 pues la Ascencion ESTA PRESENTE,
 Aqui y Ahora, en la Tierra,
 se INICIO eones de tiempo atras cuando se Gesto la Vida aqui en la Tierra.
 La Ascencion esta Compuesta de infinitos movimientos en Espiral ascendente,
 y cada movimiento,
 culmina su ciclo en su anterior Espiral,
 que termina su RECORRIDO, cada 26,000 años aproximadamente,
 al menos la Ascencion que NOS CORRESPONDE a NOSOTROS,
 en esta PEQUEÑISIMA PARTE de nuestra Galaxia,
 en donde nuestro Sistema Solar,
 casi termina su Presente Movimiento en Espiral,
 a travez de las doce constelaciones Zodiacales,
y es entonces cuando se configura una NUEVA Espiral Evolutiva,
 que es una secuencia de la anterior,
 solo que en una octava
 ( como las escalas musicales: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si )
 de frecuencia Vibratoria mas Alta,
 o sea de mas Conciencia Despierta en los Seres
 y Criaturas que vivenciamos actualmente la Vida aqui.
 No es lo mismo Ascencion,
 que una Nueva Espiral Ascendente,
 pues la Ascencion es la SUMA del Total de todas las Espirales Ascendentes,
 asi que esta Ascencion de los casi 7,000 millones de seres humanos
 que vivimos actualmente en la Tierra,
se Inicio hace miles de millones de años,
 y cada 26,000 años, se ha formado una nueva Espiral Ascendente.
 La Nueva Espiral Ascendente,
 perteneciente a nuestra Ascencion, iniciara en el año 2012,
 cuando Todo el Sistema Solar en su conjunto,
 llegue al termino de su recorrido anterior de 26,000 años,
 e inicie un nuevo recorrido,
 empezando en la Constelacion de Acuario,
 pues estamos saliendo de la Constelacion de Piscis
 (de hecho, estamos viajando ya entre las dos Constelaciones) ,
 y aqui por favor, no pensemos que estamos hablando de Astrologia
 ni nada de ciencias esotericas ni exotericas, ni de misticismo
 o chamanismo,
estamos hablando de CICLOS Cosmicos solamente,
 y un Ciclo es una VUELTA al traves de algo,
 y si le sumamos la palabra Ascencion,
 entonces se convirte en un CICLO ASCENDENTE,
 que formara una Nueva Espiral,
 ”hacia arriba”,
 solo eso, y si su movimiento es “hacia arriba”,
 entonces por eso se conforma una espiral,
 pues es un circulo que regresa a su origen,
 pero mas “arriba” que donde empezo,
y eso es lo que se denomina Octava Superior.

 Hace 200,000 años mas o menos,
 fuimos Neardentales, en nuestra actual Espiral Evolutiva,
 perteneciente a esta Ascencion que inicio hace miles de millones de años,
 quizas, cerca de 4,500 millones de años.
- Despues, hace mas o menos 40,000 años,
 EVOLUCIONAMOS a la raza de los Cromagnon,
 posteriormente, hace pocos miles de años, fuimos Homo Sapiens,
 y despues, muy rapidamente, evolucionamos a Homo Sapiens Sapiens.
 Entonces,
porque tanto ALBOROTO
 por esta nueva Espiral Evolutiva que se aproxima?,
 simplemente porque cada vez,
 son MAS CORTOS LOS TIEMPOS en que el Ser Humano,
 EVOLUCIONA de un Estadío a otro,
 y siempre mejoran en gran medida todos los aspectos Fisicos,
 Emocionales, Mentales y Espirituales,
 cada vez que este salto quantico se realiza.
Y es que ahora,
no es un PASO de un estadío evolutivo a otro,
 sino, que es un SALTO de Dimension a otra,
 por ello se le Denomina Salto QUANTICO,
porque en los anteriores cambios evolutivos del Ser Humano,
 siempre permanecio con su ADN en base al Elemento Carbono,
 y en esta Tercera Dimension,
ahora viene el cambio de su ADN al Elemento SILICIO,
 o sea la BASE del CRISTAL de Cuarzo,
 o sea el ADN Cristal,
 y si se fijan en una Tabla Periodica de los Elementos Quimicos,
 veran que del Elemento Carbono al elemento Silicio,
 hay, si, OCHO PASOS,
 o sea UNA OCTAVA MAS ALTA…..coicidenci a?,
 NO,
 es una Causalidad,
porque tiene su Causa y su Efecto.
 Un Salto Quantico,
 sucede cuando el atomo sufre una Modificacion,
 debido a Fuerzas “externas”,
que lo “obligan” a Mutar internamente,
y que por ende, lo MODIFICAN estructuralmente,
 cambiando su morfologia hacia otros elementos.-

 Las particulas de Luz, denominadas Fotones,
 seran las causantes de ese Cambio en el Atomo
 de la materia de tercera Dimension,
 ”moviendola”
 hacia una Dimension mas Sutil y de Frecuencias mayores,
 donde encuentren su Resonancia.-
 Por ello, la morfologia del ser humano,
 mutara hacia el elemento Silicio,
 base del Cristal,
 que es un elemento altamente inteligente,
 sino, preguntemonos de que estan hechos todos los Chips
 que mueven todas las computadoras del mundo,
 otra coincidencia?

 Por supuesto que no,
estamos dando un Salto Cuantico de elevacion de Frecuencia,
 en una Espiral de FIBONACCI,
 que es la base de la Genetica del Ser Humano
 conformado por estructuras Cristalinas.
Salto, porque la Mutacion del ADN,
 no pasa de la 3ª Dimension a la 4ª,
 sino, a la QUINTA,
 entonces es un Salto de Tercera a Quinta Dimension.
Por ultimo, en la Filosofia Mistica,
 la palabra CRISTO,
significa un Altisimo Nivel Espiritual,
un Ser Cristico,
un nivel que se encuentra mas alla del nivel comun de Ser Humano,

 y llama la atencion que el ADN mutara hacia el Silicio,
 dejando de ser Carbono,
y si el silicio es la base del Cristal,
entonces el nivel de cada atomo que conformara al Nuevo Ser Humano,
sera de Cristal
 (no confundir con el cristal comun que conocemos),
 sera un Ser Cristico,
 o sea que alcanzara el Nivel Cristo…..
se Fusionara con su Ser Cristico,
 para alcanzar
 el nivel EVOLUTIVO del HOMO SAPIENS CRISTICO,
 el Humano Sabio Cristico….
 ……… ese es el Nuevo Escalon que nos espera
 en la Escalera de la ASCENCION hacia DIOS.

ESPIRITUALIDAD- DIVINO ENTENDIMIENTO.


Siempre les han hecho creer que la humildad era una cualidad de la espiritualidad. Esta creencia fue inculcada por la energía-negativa-enferma para mantener a la humanidad bajo el control, dominio y manipulación.

Se les hizo creer que ser humilde era ser pobre, sumiso, manso, paciente, dependiente, manejable, dócil, sencillo, modesto, tímido, bondadoso y servicial, con el propósito de manejarlos, conservando con ello el poder, la ambición y la dependencia.

Se les hizo creer que ser espiritual era ser callado, idealista, soñador, altruista, desinteresado, filántropo, quijote, generoso, romántico, desprendido, magnánimo e iluso.

Se les hizo creer que ser bondadoso era ser sacrificado, bienhechor, virtuoso, indulgente, afectuoso, cordial, cándido, bonachón, inocente, conveniente y servil.

Hasta aquí podemos decir que son cualidades, pero estas no han sido comprendidas por ustedes: simplemente las adaptaron, no las cuestionaron y se dejaron convencer de que eso era ser una persona buena y de que, si lo eran, se irían al cielo eterno, donde un padre benevolente los esperaría para hacerlos felices eternamente.

Primero vamos a entender lo que significa ser humilde:

Humildad
Humildad es la característica que define a una persona modesta, alguien que no se cree, mejor o más importante que los demás en ningún aspecto. Es la ausencia de soberbia. El término deriva del latín humilis, que se traduce no solamente como humildad sino también como bajo o de la tierra y humus. En el pasado se pensaba que las emociones, deseos y depresiones eran causadas por irregularidades en las masas de agua. Debido a que el concepto alberga un sentido intrínseco, se enfatiza en el caso de algunas prácticas éticas y religiosas donde la noción se hace más precisa.

La humildad en el budismo
En el budismo, se es humilde cuando se es consciente del camino a seguir para ser liberado de los sufrimientos de la vida y las vejaciones de la mente humana.

La humildad en la filosofía
Kant se encuentra entre los primeros filósofos con una concepción de la humildad como meta-actitud que proporciona al agente la perspectiva apropiada a la moral. La noción de Kant es la humildad como virtud central en la vida.

Mahatma Gandhi sugiere que la verdad sin humildad es corrupta y deviene en caricatura arrogante de la verdad.
Tao Te Ching dice que la humildad es una virtud central en el taoísmo. La frase siguiente describe como debería entenderlo una persona de acuerdo a estas enseñanzas. Una persona sabia actúa sin proclamar sus resultados. Archiva sus méritos y no se queda arrogantemente en ellos, no desea demostrar su “superioridad”.

Nietzsche escribió sobre la humildad como una debilidad, una falsa virtud que escondía las decepciones en su interior.

En realidad, después de estas explicaciones llegamos a la conclusión de que ser humilde y espiritual es:

- Una persona que hace, pero no está proclamando que lo hace.

- Una persona que es, pero no lo está enseñando.

- Un ser sabio que no necesita manifestarlo.

- Un humano que trascendió, pero ayuda a los demás.

- Una persona que, sin necesidad de proclamar sus excelentes virtudes… ES.

Ahora vamos a entender lo que significa ser espiritual:
 
Espiritualidad

La espiritualidad es la forma de venerar a un dios o varios dioses a través de una estructura como la religión, o a través de pensamientos y actitudes no estructurados. Puede haber espiritualidad sin religión, pero no hay religión sin espiritualidad. Uno de los objetivos de las religiones es experimentar y expresar la realidad en su dimensión trascendental. Esta expresión siempre se desarrollará influida por la cultura de la sociedad en la que se expresa y podrá parecer inaceptable o incomprensible para otras culturas dicha forma de expresión.

De esta manera, la espiritualidad está llamada a ser una disciplina universal en el grado en que dichas culturas sean capaces de liberarse de las particularidades culturales. Aquí lo dice muy claro, espiritualidad es una forma de pensar, una manera de existir. Puede existir espiritualidad sin religión. Es una expresión de carácter o personalidad, no es una aptitud ante la vida o una forma esquemática de ser. Es la esencia positiva que rige la vida, las actitudes, la manera de vivirla y la forma de sentirla.

No se necesita bajar la cabeza, hablar calladito, no mirar a los ojos, sentirse insignificante, desvalorado y tremendamente tímido. Esta persona no la podemos clasificar de humilde o de espiritual: esta persona sería clasificada como un ser acomplejado, sin carácter ni personalidad. Es importante re-grabar los conceptos que fueron pésimamente grabados en sus energías-pensamientos; esta es la gran confusión que existe en sus mentes. Es tanta la maraña, enredo y desorden de las energías-pensamientos que ustedes no saben lo que es cierto o errado.

A pesar de que muchos de ustedes se han librado de esas enseñanzas equivocadas y mal entendidas, todavía persiste dentro de sus mentes el revoltijo de conceptos y la mezcla de doctrinas que no les permite la libertad consciente y responsable. Estas enseñanzas erradas persisten, y se han desenvuelto generando mística, contemplación, ritos, cánticos, sublimación, devoción, ensimismamiento, abstracción,
éxtasis, arrebato y recogimiento. Estos métodos atrapan el desarrollo espiritual y lo determinan a encauzarse para poderlo sentir y expresar.
Por eso les decimos que la fuerza positiva está también enferma: porque no emerge, no se despega de esos procedimientos y prácticas rutinarias, y no va al fondo del conocimiento y entendimiento de la realidad. Busca el frenesí del sentir, del pensar, de las emociones; no entiende ni sabe que la espiritualidad no se expresa con palabras, actos o acciones: la espiritualidad simplemente…ES. Cuando se convierte en yo soy, entonces no se necesita pensar, sentir o hablar. Es la esencia del ser espiritual.

Cuando la fuerza positiva se cure, entonces recobrará su carácter y personalidad. Surgirá como el ave fénix, con tal fuerza que la sumisión, servilismo, idealismo, frenesí, éxtasis y fantasía desaparecerán de su vida para dar entrada al orden, disciplina, carácter, personalidad, resolución, alineación, posición, equilibrio, proporción, armonía, paz, seguridad, táctica, estilo, comunidad y hermandad. Dejará de ser ese ser débil y desprotegido para poner orden en el planeta y saber colocar las normas en su debido lugar.

El Ser Uno

¿QUE SIGNIFICA SER PURO DE ESPIRITU?

Hay un dicho que es absolutamente cierto; dice que los puros de espíritu ven a Dios. Pensemos en esa fra­se: los puros de espíritu. ¿Qué significa? ¿Por qué no pudiste sentir la presencia del Espíritu Santo? Porque no eres puro de espíritu. Eso significa que en tu mente armas juegos y pones puertas trampa, y estableces en qué condiciones serás un ser espiritual. Eso es lo que significa. Una persona que es astuta, manipuladora, y que solo toma de esto lo que quiere y nada más no es pura de espíritu.
Podríamos tomar a una persona común y corriente de la calle, que nunca ha oído las enseñanzas, una en­tidad común que siempre ha sido franca y nunca a ma­nipulado a nadie, y decir que es un hombre sincero o una mujer sincera. Algunas personas necesitan decir que la sinceridad es algo brutal. La sinceridad no es brutal; es deliciosa, es inusual. Todos vosotros pensáis que decir no es ser sincero. ¿Sabíais que decir sí también lo es? ¿No es eso exquisito? Algunos de vosotros pensáis que ser sincero implica ser malvado. No es asi. Es compasión. Es belleza; belleza verdadera. Cuando una persona es honorable contigo, es que es pura de espíritu. No hace falta que esté en esta escuela. Pureza de espíritu significa que no hay sombras que la res­puesta tenga que atravesar, no hay laberinto que deba recorrer del cual saldrá confusa y deformada.
Cuando una persona es honorable contigo, no tie­nes que entrar en su juego y quedar atrapado en su vida para tratar de hallar la solución. Una mujer ho­norable es pura de espíritu y se ha purificado a sí mis­ma, ya sea por su educación o por las circunstancias en las que se encuentra. Nunca se ha sentido perseguida por su pasado. Nuestro pasado nos persigue cuando hemos sido deshonestos con nosotros mismos y nunca observamos la verdad en nuestro interior. La razón de que tengamos pesadillas es que jamás hemos sido sin­ceros con nosotros mismos, y no nos hemos dicho lo que realmente somos. Siempre hemos jugado a los es­pías y a las escondidas con nosotros mismos. ¿Y por qué? Estoy seguro de que para ser encantadores, para agradar, para ser misteriosos, para ser astutos. Todos esos juegos, toda esa manipulación, han destruido la pureza del espíritu.
La entidad que vive en los arrabales y es capaz de ser honorable no dice mentiras; y tú mientes un mon­tón. Creas rumores, mientes, y eres deshonesto por­que no sabes lo que es ser honorable. No sabes lo que es hablar simplemente tu verdad. Sin embargo, la prác­tica que conlleva hacer eso hace aflorar la rectitud en el individuo. ¿Por qué menciono esto? Porque el enga­ño es el juego del ego alterado. El engaño es el juego. Mientras podamos mantener a los demás aquí ocupa­dos, bajo la falsa idea de que somos lo que decimos que somos, ellos nunca pasarán de cierta línea para descu­brir lo que ni siquiera nosotros sabemos que somos.
¿Qué tiene eso que ver con el hecho de que con­ciencia y energía crean la realidad? La falta de rectitud provoca un fraccionamiento de la energía enfocada, pues cada vez que te enfocas, debe dirigir su enfoque a través del laberinto de la deshonestidad y la falta de rectitud. Esa energía pura es la que siempre se estruja en el trapo sucio, y el agua que al entrar era pura, sale turbia y mugrienta por el otro lado. Y tú dices: «¿Qué pasó? No funcionó». Las enseñanzas no te van a fun­cionar hasta que seas puro de espíritu. Eso significa ser sincero y honorable, que cuando te acuestas por la noche tus sueños no te inquietan, y que no estás pre­ocupado por lo que le dijiste a aquella persona y re­cuerdas lo que dijiste e intentas mantener la trampa tendida. Cuanto más sincero y honorable eres, más lim­pio estás. Entonces, cuando añadimos el pensamiento común de la mente de Dios, se produce la manifesta­ción instantánea. Las manifestaciones que has conse­guido tras largas horas de enfoque se han manifestado de forma fraccionada. Si llegas a iluminarte acerca de esto, verás que alumbró cada parte del laberinto de la mente en vez de ir directamente al centro. Entenderás que no puedes manifestar nada en tu vida que no haya atravesado el laberinto de la mente.
¿Realmente esperas que tu enfoque en lo milagro­so aparezca inmediatamente? Si conciencia y energía son la base suprema de toda la realidad, entonces ¿qué hemos hecho con nuestra conciencia y cuáles son las reglas de la manifestación aquí? Las reglas no son nada que hayamos escrito, sino nuestra manera de pensar y, ¡ay!, aquí encontramos el pequeño inconveniente. Comprendemos que sólo cuando somos puros de espí­ritu podemos conseguir la manifestación pura e ins­tantánea. ¿Y por qué en nuestra vida han sucedido pequeñas cosas insignificantes, y pareciera que no ha sucedido ninguna de las grandes cosas? Porque las gran­des cosas requieren mucha maquinación y planificación, y las pequeñas cosas son tan insignificantes que no necesitan un laberinto, pues no son importantes; por eso suceden.
¿Por qué un día puedes curar tu dolor de cabeza y al día siguiente no puedes? Porque el dolor de cabeza presenta algunos imprevistos. Primero tenemos que ver por qué elegimos tener el dolor de cabeza y cómo el dolor de cabeza nos ha beneficiado. Tal vez ese día no queríamos trabajar. Tal vez el dolor sea consecuencia del estrés. ¿De dónde vino el estrés? De la desconfian­za. ¿De dónde vino la desconfianza? Del estado de se­paración, la falta de unidad en Dios. ¿Cómo podemos entonces curar el dolor de cabeza hasta que no haya­mos curado el problema que está detrás de eso, hasta que no hayamos limpiado a fondo el laberinto que con­duce a él? El dicho antiguo dice que los puros de cora­zón y los puros de espíritu siempre ven a Dios.

Entonces, ¿qué deberías estar haciendo? Si yo fue­ra tú —y soy feliz de no serlo—, en vez de trabajar en la riqueza fabulosa, trabajaría en todos los desvíos que me apartan de mi Dios y me apartan de serlo. ¿Y qué vendría a ser eso? Mi propia deshonestidad, los juegos en los que entro conmigo mismo. Por ejemplo: ¿cuán­do vas a dejar de culpar a tus padres por tu vida mise­rable, y por qué sigues cargando con eso como una muleta? Porque te conduce a donde quieres. Eso es lo que hacen las personas astutas. Lo pueden usar para conseguir lo que quieren. ¿Entiendes ahora cómo fun­ciona el juego? Las personas honradas no hacen esto* lo hacen las personas astutas. Es parte de la estrategia del juego, es parte de un ataque. Cada vez que haces eso, es como si yo regresara y reconstruyera la ciudad de Onai tan sólo para destruirla otra vez. ¡Qué ridícu­lo es eso! Tú haces lo mismo pero a costa del reino de los cielos y, a fin de cuentas, a costa del tormento.

Si yo fuera tú, trabajaría en la rectitud y en la pure­za de espíritu. Todos los días dedica cinco minutos de tu día —sé que va a ser difícil— a estar totalmente presente y decir: «Espíritu Santo, mi Espíritu Santo, te suplico que en este día presentes ante mí el cenagal de mi deshonestidad y que me alimentes de él hasta que lo haya consumido todo y ya no quede nada.» Es difícil de hacer, pero si vas hacia la inmortalidad, no tienes otra elección, porque eso es lo que te está apar­tando de ella.
Lo segundo que yo haría es aprender a ser recto, el uso recto del enfoque. ¿Qué significa eso? Significa que dejes de pensar en función de tu ego alterado y pienses en función de la luz de toda la eternidad. Esta vida que estás viviendo... Hay algunos de vosotros que no sa­béis lo cerca que estaréis de morir. Muy cerca. Esta vida podría terminarse mañana por la mañana, y tú ni siquiera la has vivido. Piensas que vivir la vida es acos­tarte con cada prostituta. Piensas que la vida es visitar todas las tabernas del Pony Pisador. Piensas que la vida son las drogas. Eso no es vida. Y así te has perdido de la vida una vez más.

Yo empezaría a pensar teniendo en cuenta la luz de toda la eternidad. Mi próximo punto de enfoque sería cuánto vale este momento a la luz de toda la eterni­dad. ¿Qué estoy a punto de decir? ¿Lo que estoy a pun­to de decir es relevante para el momento presente y para el problema en que me encuentro, o es relevante a la luz de toda la eternidad? Yo siempre elegiría la luz de toda la eternidad, pues recuerda que, en última instancia, nosotros somos nuestros propios fiscales, nosotros somos el verdugo. ¿Por qué habríamos de ro­garles a ellos —que somos nosotros— la liberación para una vida temporal cuando podemos tener vida para toda la eternidad? A la luz de toda la eternidad, ¿cuán­to vale este momento?

Lo siguiente que haría es no quitarles nada a los demás ni jugar al juego de la prostitución mental. Hay algunos de vosotros aquí que sois muy tacaños, sois unos codiciosos ladrones. ¿Qué podemos decir de eso? ¿Cómo puedes pedir riqueza fabulosa cuando eres ava­ro con la riqueza que tienes? ¿Cómo puedes ser Dios v codiciar tu monedero?

Algunos de vosotros aquí sois ladrones. Robáis a la gente y lo llamáis manifestación. ¿Ves cómo funciona el laberinto? ¿Ves cómo justificamos todo y que la per­sonalidad debe ser justificada a fin de que pueda asirse a esta vida? Te digo que ni por todo el dinero de este mundo ni del mundo venidero te vale la pena perder tu pureza de espíritu. No lo vale. Hay muchos santos que anduvieron sobre esta tierra y que comían pan ácimo, sólo bebían agua, y a veces ni siquiera eso, y el vino hubiese sido un placer sin medida. ¿Quién hizo esto y por qué? Porque era el principio fundamental de sus vidas. Podían gozar del vino, del banquete empala­goso, del cordero, los dulces, las olivas y el queso, pero sólo si sabían andar en ciertos círculos, y hacer eso significaba enturbiar la pureza del espíritu. Los gran­des seres a veces eligen ser simples porque el ser de otra manera implica renunciar a lo que les es más cer­cano y querido: la luz de toda la eternidad.

Al otro extremo de esto estáis aquellos de vosotros que sois ladrones. Os he observado. ¿No sentiste que tu conciencia se estremecía? Sí, lo sentiste. ¿Sabes qué hiciste con eso? Lo justificaste diciendo que era una manifestación. No es tuyo a menos que te lo den, y que te lo den por medio del amor de Dios —Dios es un dador; no quita—, y que te lo den sin esperar nada a cambio. Eso es incondicional e ilimitado. Vas a en­contrar muy pocas personas en el mundo que saben dar de esa manera, así que las ocasiones de recibir po­drían ser muy pocas. Pero todo debería ponerse en la balanza frente a tu vida espiritual.

No tomes ni una copa de oro ni un penique de cobre que no te pertenezcan, y si lo has hecho, devuél­velos. Eso se llama honestidad y ser honorable. Es algo difícil de hacer; es difícil tragarse la propia deshonra. Yo preferiría tragarme mi deshonra y saber que viviré para siempre —tal vez burlarme de mi propia ridiculez y de mis propios camaradas—, preferiría vivir confor­me a eso antes que ir a parar a los gusanos, perder mi memoria, nacer otra vez sin ningún recuerdo, y tener que empezar todo esto de nuevo con un alma herida.

RAMTHA

LA DIFERIENCIA ENTRE OIR LAS PALABRAS Y LLEVARLAS A LA PRACTICA


Al observarte, pues has venido aquí a aprender la vida espiritual, a aprender el poder de la conciencia y la energía y cómo solucionar ciertos problemas de tu vida, quiero que sepas, de manera muy franca y directa, que no me escuchas. Filtras sólo lo que tu parte humana necesita y no oyes el resto. ¿Cuál es la diferencia en­tonces entre oír las palabras y llevarlas a la práctica? Si hubieras escuchado todo lo que te he enseñado, y si te hubieras dedicado con sinceridad a aplicar todo lo que te he enseñado con la debida presteza y a concre­tar esa realidad adecuadamente, entonces, cualquiera haya sido lo que creaste, habrías realizado una travesía que convertiría en realidad todos tus sueños. Pero tú no me escuchas.

Para entender por qué algunos de tus sueños no se harán realidad, te diré que hay algunos de vosotros que insistís en hacer las cosas a vuestro modo. Yo te digo que tú no sabes más que yo, porque si lo hicieras no estarías sentado donde estás, y yo donde estoy. Pero hay una obstinación en la psique humana que es inte­resante. Todo el mundo se afana por ser singular. Por eso existe una palabra llamada belleza y una palabra llamada fealdad. Ahora bien, en el verdadero reino de Dios, esas palabras ni siquiera existirían. No serían necesarias, porque no son aspectos de Dios, son aspec­tos del ser humano.

Hay una necesidad de individualidad; lo complejo, sin embargo, es que quieres ser suficientemente indi­vidual, pero quieres mezclarte. Quieres ser un indivi­duo, pero quieres que te acepten. ¿Quién quieres que te acepte? ¿Otros individuos? Así que junto a esta ne­cesidad de ser un individuo y valerte por ti mismo, tenemos a un tonto. Y el tonto dice: «Yo sé lo que más me conviene y puedo descartar toda esta basura, por­que no es lo que quiero ahora en mi vida. Quiero ser un individuo. No quiero homogeneizarme con el Es­píritu. Trabajé muy duramente para ser individualista».

Así que esto es lo pasa: tomas sólo lo que quieres tomar y lo que piensas que es bueno para ti. Yo jamás te he dado una enseñanza que no te beneficiara ni una enseñanza que, de ser aceptada completamente, no te hiciera evolucionar. No estoy aquí para hacerte retro­ceder; estoy aquí para hacerte avanzar hacia el hermo­so, maravilloso y delicioso presente que te sigues perdiendo.
En esta necesidad de individualidad, estableces tus propias reglas, y yo debo enseñarte en torno a esas re­glas. Entonces, cuando venimos a crear un nuevo año, ¿cómo vas a edificarlo? ¿Qué herramientas, me atrevo a preguntar, has cultivado durante el año anterior que te permitirán llevar a cabo con absoluta certeza aque­llo que quieres? Y te diré esta noche que estás lisiado.

¿Por qué tu vida como individuo está tan trastor­nada, y tu vida como ser espiritual sólo viene en tu ayuda, al parecer, en el momento más extraño y res­pecto a cosas que ni siquiera parecen ser importantes? ¿Por qué el Espíritu no está íntegramente contigo? Por que tú estableces las condiciones. Tú instalas la red neuronal. Le has puesto una pared a la expresión to­tal, a la participación total.
El Vacío nos limpia, ¿no lo sabes? Cuando entra­mos en el Vacío, no podemos hacerlo en carne y hue­so. Esta cara bonita no puede ir allí, este hermoso cuerpo no puede ir allí, y sin embargo, esas son las normas que establecemos para el yo. Y ser capaces de concentrarnos es demasiado incómodo para esta cara bonita y este cuerpo hermoso. ¿Y sabes lo que haces? Ni siquiera lo intentas. Llegas hasta cierto punto y sim­plemente te pones a pensar. ¿Por qué no llegaste hasta allí? Porque no escuchas y porque no trabajas. Esperas que yo haga el trabajo por ti. Esta escuela no se trata de eso. Yo ya hice mi trabajo, viví la vida, transité el camino. Este es tu trabajo. ¿Es difícil esto? No es nada difícil, es tan simple como las decisiones que has to­mado en tu vida.

LOS SECRETOS DE LA VIDA NO ESTAN FUERA DE NUESTRO ALCANCE


En mi vida, mis grandes maestros fueron todos los hombres que conquisté, todas las personas que amé, todas las mujeres que conocí, y cada parte de cada ár­bol que encontré en mi travesía. Todos ellos me ense­ñaron a hacer una pausa más adelante en mi vida, y comprender que Dios se embellece en una hoja, y que los secretos de la vida no son tan profundos como para que los hombres y las mujeres comunes no sean capa­ces de percibirlos. Están allí mismo, en el árbol joven que crece a la sombra del más grande esforzándose por alcanzar la luz.
Están allí, en los peces que emprenden el camino de regreso a sus nidos para asegurar la super­vivencia de sus crías, para que ellos también un día puedan ser parte del espíritu de Dios en la materia. Están allí, cuando observas la travesía del humilde es­carabajo, que recorre el traicionero camino de los de­predadores y encuentra suficiente alimento que llevar a su refugio para poder subsistir; o cuando observas las aves acuáticas posarse sobre ríos de esmeralda entre los juncos que crujen, y las observas mientras eligen a sus parejas, es algo muy especial, y ves cómo entregan su vida para construir sus nidos y se pasan largas horas atendiendo el huevo, el huevo sagrado, para engen­drar a las crías y cuidarlas desinteresadamente. ¿No es eso Dios? Esa es una gran enseñanza.

Cuando nos volvemos conscientes de que somos Dios, vemos la vida de manera diferente. La mayoría de vosotros aún se debate en el río turbulento de la humanidad. Todavía estás atrapado en las contrarie­dades de tu pasado, en las heridas de tu cuerpo, en tus redes neuronales. Estás intentado cruzar al otro lado, pero tienes tanto miedo de resultar herido, o de per­derte alguna otra cosa, que te refrenas. Estás atrapado en las contrariedades de cruzar este río.

Contemplemos esto entonces. Cuando no sabemos que somos Dios, sabemos una sola cosa; que somos se­res humanos. Ese saber es tan común que aún no he­mos alcanzado la asombrosa comprensión de que cuan­do sabemos que es eso lo que somos, no es de extrañar, entonces, que seamos parte de las contrariedades de la vida que rasgan la carne y se enganchan a ella, que seamos parte de una vida tan sobrecargada por la car­ne que tenemos miedo de cruzar el río.

El aspecto iluminador de esto es, por supuesto, que nosotros le hemos dado poder a lo que pensamos que somos. Os he observado hace 35.000 y os he observa­do hace poco, pues, tal como se ve, cada instante es propicio al cambio. No hay nada establecido, excepto lo que la divinidad puede establecer para el ignorante, y sólo puede establecerlo conforme al ignorante. La divinidad nunca ha sido capaz de establecer lo divino para la divinidad.
Te he observado y contemplado, porque cuando no sabes que te observan eres más auténtico. Entonces sé qué clase de estudiante tengo, sé cuál es el poten­cial que estás colapsando y qué es lo que realmente deseas vivir. Sé cuál es tu naturaleza común. Esa es la elección más poderosa, pues significa que Dios debe fluir a través de esa naturaleza común del ser humano. Observo cómo todos los días pasas por alto grandes enseñanzas. ¿Y sabes por qué las pasas por alto? Porque jamás las ves. ¿Sabes qué vez? Ves tu cuerpo, tu rostro. Ves lo esbelto o lo gordo que está tu cuerpo. Piensas en comer, en dormir y en copular. Piensas en la ropa. Piensas en todas estas cosas.

Lo que eso me dice, en simples palabras humanas, es que has elegido ver sólo lo que favorece a tu cuerpo. Y eso me dice —y así es— que has ignorado a tu Dios. Todos los días al despertarte, tu elección es o ver el cuerpo y su personalidad o ver al Dios.

Hay unos pocos de vosotros —y nos sobran los de­dos de una mano para contarlos— que están apren­diendo a ver a Dios a diario y comúnmente. Eso significa que para ellos cada día es una lección. Las lecciones no tienen por qué ser difíciles; las lecciones pueden ser maravillosamente asombrosas. Asombrar­se es una experiencia placentera. Estar cautivado por algo tan simple y a la vez ser capaz de ver su mecanis­mo es una experiencia asombrosa. Sois muy pocos los que habéis asumido la naturaleza común de ver lo que sois, lo que queréis ser, Dios. ¿Cómo vemos a Dios en su forma más elevada, más pura y más directa? En la naturaleza, y cuando te levantas y das un paseo y miras a tu alrededor, encuentras regocijo en la luz matinal.
Algunos de vosotros no os regocijáis en la luz ma­tinal porque está lloviendo, pero eso es tu humanidad.
Quiero que lo sepas. Tu humanidad no se regocija en nada que sea molesto, pero tu Dios se regocija en la lluvia, porque es el agua de la vida; nutre la tierra. ¿Y cuándo podrías decir que hay demasiada? Nunca será suficiente.

En el instante que se despiertan, ellos inhalan el aliento de vida y se regocijan en su vitalidad. Si lo que somos refleja exactamente lo que hay en nuestra vida, entonces, ¿qué eres tú? Eres una persona que en el pen­samiento común no necesita que se le recuerde, no necesita ir a mirar una nota que diga: «Hoy observa la naturaleza; allí verás a Dios»; una persona que no ne­cesita hacer eso, que se despierta y ve que ahora es una entidad que ha elegido simplemente verse a sí misma conectada a todo en vez de aislada en una forma hu­mana.
Sin embargo, esta es la paradoja: la entidad que descubre las lecciones de la naturaleza se convierte en un amante de la naturaleza. Sólo observamos aquello que verdaderamente amamos u odiamos. Y la entidad que observa la naturaleza, se observa a sí misma — ¡qué hermoso!—, porque en ese momento es la unión de la totalidad. Eso es un maestro que se está forman do, lo está haciendo silenciosamente. Esa entidad entonces, vivirá una realidad diferente a la realidad de la entidad humana, porque esa entidad puede cruzar el río y caminará sobre el agua, pues es el agua. El ser humano se acercará al agua y dirá: «Te ordeno que te quedes quieta y yo construiré un puente para cruzar­te». La peculiaridad de los seres humanos es que todo lo hacen para la gloria de su propio yo. Pero ¿quién es el yo al que están glorificando? El humano, la perso­nalidad: «Puedo construirlo mejor y más grande».

Igual que mi ejército alrededor del gran árbol, el Señor del Bosque. Les pedí que me contestaran: «¿Qué sabe este árbol que vosotros no sabéis?» No podían contestar esa pregunta, pues eran guerreros. ¿Cómo podía intimidarlos un ser tan obviamente gigantesco? ¿Cómo esa cosa podía saber más que ellos? Como su ego alterado se interpuso en el camino, no pudieron hallar la respuesta, y sin embargo, estaba delante de sus ojos; ni siquiera podían verla. Eso es lo que tú eres; así es como eres.

—Este árbol no sabe morir; sólo vosotros sabéis hacer eso. Este árbol estará vivo cuando las generacio­nes de los descendientes de vuestros descendientes que aún no han nacido vivan aquí.—Pero, Señor, podemos derribar este árbol en un instante.
—No en un instante; os hará falta más de un ins­tante para extirpar el corazón de este árbol. Y eso es verdad. Podéis hacerlo, pero esa es la diferencia entre el árbol y vosotros: vosotros sabéis morir; él no.

RAMTHA