Read more: http://ayudablognovato.blogspot.com/2012/01/espectaculo-de-estrellas-en-su-blog.html#ixzz1uU7QApQz TIERRA DORADA: 05/30/12

miércoles, 30 de mayo de 2012

SONIDOS DE CUENCOS DE CUARZO


CUENCOS DE CUARZO, para relajarse


L A NUEVA TIERRA DESCUBIERTA POR BYRD...


LA HISTORIA VERDADERA

Estimado profesor Velmont: ¿Qué sabe el Grupo Elron sobre la civilización avanzada que habría descubierto el Almirante Richard E. Byrd en una de sus expediciones al Polo Sur y que describió en su "diario secreto" que al parecer fue silenciado por su gobierno? ¿Encontró la entrada al interior de la Tierra? 
Romina D.

RESPUESTA
Apreciada Romina: En principio, lo que relató el Almirante Byrd en su "diaio secreto" fue un acontecimiento real, pero no tenía la trascendencia que le dio este explorador ni tampoco lo que halló fue una "civilización", ni menos aún una entrada al interior de la Tierra, sino apenas un asentamiento extraterrestre de modestos alcances en una hendidura natural del Polo Sur.
Lamento si con esta explicación destruyo la ilusión de muchos investigadores que aún creen que la Tierra es hueca y que en su interior existe una civilización de seres avanzados y todas esas tonterías. 

Interlocutor: Mi primera pregunta está relacionada con el almirante Richard E. Byrd. Le relato lo que extraje de Internet (www.erks.org), donde en uno de sus sitios se transcribe lo que supuestamente sería el diario secreto de este aviador:

Debo escribir este diario a escondidas y en absoluto secreto. Se refiere a mi vuelo Ártico del 19 de febrero del año 1947. Vendrá un tiempo en el que la racionalidad de los hombres deberá disolverse en la nada y entonces se deberá aceptar la inevitabilidad de la Verdad. Yo no tengo la libertad de divulgar la documentación que sigue, quizás nunca verá la luz, pero debo, de cualquier forma, hacer mi deber y relatarla aquí con la esperanza de que un día todos puedan leerla, en un mundo en el que el egoísmo y la avidez de ciertos hombres ya no podrán suprimir la Verdad.. 

Extensiones de hielo y nieve bajo nosotros, vistas coloraciones amarillentas con dibujos lineales. Alterada la ruta para un mejor examen de estas configuraciones coloreadas, también vistas coloraciones violáceas y rosadas.
Tanto la brújula magnética como la aguja giroscópica comienzan a girar y a oscilar, no nos es posible mantener nuestra ruta con los instrumentos. 

Señalamos la dirección con la brújula solar, todo parece aún en orden. Los controles parecen lentos en la respuesta y en el funcionamiento, pero no hay indicación de congelamiento. 

Transcurrido 29 minutos de vuelo desde el primer avistamiento de los montes, no se trata de una alucinación. Es una pequeña cadena de montañas que nunca habíamos visto antes. 

Además de las montañas hay algo que parece ser un valle con un pequeño río o riachuelo que discurre hacía la parte central. ¡No debería haber ningún valle verde aquí abajo!. ¡Hay algo decididamente extraño y anormal aquí! ¡Deberíamos sobrevolar sólo hielo y nieve!. A la izquierda hay grandes bosques en las laderas de los montes. Nuestros instrumentos de navegación todavía giran como enloquecidos.. 


Altero la altitud a 1400 pies y efectúo un giro completo a izquierda para examinar mejor el valle que está debajo. Es verde con musgo e hierba muy tupida. La luz aquí parece diferente. No soy capaz de ver el Sol. Damos otro giro a la izquierda y avistamos algo que parece ser algún tipo de gran animal. ¡Se parece a un elefante! ¡¡¡No!!!. ¡Parece ser un mamut!. ¡Es increíble! ¡Sin embargo es así!. Descendemos a cota 1000 pies y uso un prismático para examinar mejor al animal. Está confirmado, se trata de un animal semejante al mamut.. 

Encontramos otras colinas verdes. El indicador de la temperatura exterior marca -24º C. Ahora seguimos sobre nuestra ruta. Los instrumentos de abordo ahora parecen normales. Quedo perplejo ante sus reacciones. Intento contactar el campo base. La radio no funciona.. 

El paisaje circundante parece nivelado y normal. Delante de nosotros avistamos aquello que parece ser ¡¡¡una ciudad!!!. ¡Es imposible!. El avión parece ligero y extrañamente flotante. ¡Los controles se niegan a responder!. ¡Dios mío!. A nuestra derecha y a nuestra izquierda hay aparatos de extraño tipo. Se aproximan y algo irradia de ellos. Ahora están bastante cerca para ver sus insignias. Es un símbolo extraño. ¿Dónde estamos?. ¿Qué ha sucedido?. Otra vez tiro decididamente de los mandos. ¡¡¡No responden!!!. Estamos atrapados firmemente por una especie de invisible cepo de acero. 

¡Nuestra radio grazna y llega una voz que habla en ingles con acento que parece decididamente nórdico o alemán!.
El mensaje es: "Bienvenido a nuestro territorio, almirante. Os haremos aterrizar exactamente dentro de siete minutos. Relajaros, Almirante, estáis en buenas manos" 

Me doy cuenta de que los motores de nuestro avión están apagados. El aparato está bajo un extraño control y ahora vira sólo.
Recibimos otro mensaje radio. Estamos iniciando la maniobra de aterrizaje y en breve el avión vibra ligeramente comenzando a descender como sostenido por un enorme, invisible, ascensor. 

Algunos hombres se están aproximando, a pie, al avión. Son altos y tienen el pelo rubio. A lo lejos hay una gran ciudad destellante, vibrante con los colores del arco iris. No sé lo que sucederá ahora, pero no veo trazas de armas sobre los que se aproximan. Ahora oigo una voz que me ordena, llamándome por mi nombre, de abrir la puerta. Ejecuto. 

De este punto en adelante escribo los acontecimientos que siguen, volviéndolos a llamar a la memoria. Esto asienta la imaginación y parecería una locura si no hubiese acaecido verdaderamente. 

El técnico y yo fuimos sacados del avión y acogidos cordialmente. Luego fuimos embarcados sobre un pequeño medio de transporte semejante a una plataforma pero sin ruedas. Nos condujo hacia la ciudad destellante con extrema celeridad. Mientras nos aproximábamos, la ciudad parecía hecha de cristal. Alcanzamos en poco tiempo un gran edificio, de un estilo que nunca, antes, había visto. ¡Parecía haber salido de los diseños de Frank Lloyd Wright, o quizás más precisamente de una escena de Buck Regers!. 

Nos ofrecieron un tipo de bebida caliente de algo que nunca había saboreado. Era deliciosa. Después de unos 10 minutos, dos de nuestros sorprendentes anfitriones vinieron a nuestro alojamiento, invitándome a seguirlos. No tenía otra elección que obedecer. Deje a mi técnico-radio y caminamos un poco hasta entrar en aquello que parecía ser un ascensor. Descendimos durante unos instantes, el ascensor se paró y la puerta se deslizó hacia arriba silenciosamente. Proseguimos luego por un largo corredor iluminado por una luz rosa que parecía emanar de las mismas paredes. Uno de los seres hizo señal de pararnos ante una gran puerta. Encima de ésta había una inscripción que yo no estaba en grado de leer. La gran puerta se deslizó sin ruido y fui invitado a entrar. 

Uno de los anfitriones dijo: "No tenga miedo, Almirante, vais a tener un coloquio con el Maestro". 

Entré y mis ojos se adecuaron lentamente a la maravillosa coloración que parecía llenar completamente la estancia. Entonces comencé a ver aquello que me rodeaba. Lo que se mostró a mis ojos era la vista más sorprendente de toda mi vida. 

En efecto, era demasiado magnífica para poder ser descripta. Era deliciosa. No creo que existan términos humanos capaces de describirla, en cada detalle, con justicia. 

Mis pensamientos fueron interrumpidos dulcemente por una voz cálida y melodiosa: "Le doy la bienvenida a nuestro territorio, Almirante".
Vi un hombre de facciones delicadas y con las señales de la edad sobre su rostro. Estaba sentado en una mesa grande. Me invitó a sentarme en una de las sillas. Después de sentarme, unió la punta de sus dedos y sonrió. Habló de nuevo dulcemente y dijo cuanto sigue: "Lo hemos dejado entrar aquí porque usted es de carácter noble y bien conocido en el mundo de superficie, Almirante". 

¡Mundo de superficie! ¡Casi quedé sin aliento!.
"Si -recalcó el Maestro con una sonrisa-, usted se encuentra en el territorio de los Arianos, el Mundo sumergido de la Tierra. No retardaremos mucho su misión y seréis acompañados de vuelta sobre la superficie y además sin peligro. Pero ahora, Almirante, le diré el motivo de su convocación aquí.

Nuestro interés comenzó exactamente inmediatamente después de la explosión de la primera bomba atómica por parte de vuestra raza sobre Hiroshima y Nagashaki, en Japón. Fue en aquel momento inquietante cuando expedimos sobre vuestro mundo de superficie nuestros medios voladores: los Flugelrads , para investigar sobre aquello que vuestra raza había hecho. Ésta es, obviamente, historia pasada, Almirante, pero permítame seguir. 

Vea, nosotros nunca, antes de ahora, habíamos interferido en las guerras y en la barbarie de vuestra raza, pero ahora debemos hacerlo en cuanto vosotros habéis aprendido a manipular un tipo de energía, la atómica, que no es, de hecho, para el hombre. Nuestros emisarios ya han entregado mensajes a las potencias de vuestro mundo y sin embargo estas no los atienden. Ahora usted ha sido elegido para ser testigo de que nuestro mundo existe. Vea, nuestra cultura y nuestra ciencia están miles de años por delante de las vuestras, Almirante". 

Lo interrumpí: "¿Pero todo esto que tiene que ver conmigo, Señor?". Los ojos del Maestro parecían penetrar de forma profunda en mi mente y después de haberme estudiado un momento, contestó: "Vuestra raza ha alcanzado el punto de no retorno, porque hay algunos, entre vosotros, que destruirían todo vuestro mundo antes que renunciar al poder, así como lo conocen.". 

Asentí y el Maestro continuó: "Desde 1945 en adelante, hemos intentado entrar en contacto con vuestra raza pero nuestros esfuerzos han sido acogidos con hostilidad: se hizo fuego contra nuestros Flugelrads . Si, hasta fueron seguidos con maldad y animosidad por vuestros aviones de combate. Así ahora, hijo mío, le digo que hay una gran tempestad en el horizonte, para vuestro mundo, una furia negra que no se extinguirá durante varios años. No habrá defensa con vuestras armas, no habrá seguridad en vuestra ciencia. 

Asolará hasta que cada flor de vuestra cultura haya sido pisoteada y todas las cosas humanas sean dispersadas en el caos. La reciente guerra ha sido solamente un preludio a cuanto todavía debe advenir a vuestra raza. Nosotros, aquí, podemos verlo más claramente a cada hora... ¿Cree que me equivoco?."
-"No -contesté-, ya ha sucedido una vez en el pasado; llegaron los años oscuros y duraron 500 años". 

"¡Si, hijo mío -replicó el Maestro-, los años oscuros que llegarán ahora para vuestra raza, cubrirán la Tierra con un paño mortuorio, pero creo que alguno, entre vosotros, sobrevivirá a la tempestad, más que esto no sé!. Nosotros vemos en un futuro lejano emerger de nuevo, de las ruinas de vuestra raza, un mundo nuevo en busca de sus legendarios tesoros perdidos y estos estarán aquí, hijo mío, al seguro en nuestro poder. Cuando llegará el momento apareceremos para ayudar a vivir vuestra cultura y vuestra raza. Quizás para entonces habréis aprendido la futilidad de la guerra y de su lucha... y después de aquel momento una parte de vuestra cultura y ciencia os serán restituidas para que vuestra raza pueda recomenzar. Usted, hijo mío, debe volver al Mundo de Superficie con este mensaje."

Con estas palabras decisivas, nuestro encuentro parecía llegar a término. Por un momento me pareció vivir un sueño... y, sin embargo sabía que aquella era la realidad y por alguna extraña razón me incline levemente, no sé si por respeto o humildad. De improviso me di cuenta de que los dos fantásticos anfitriones, que me habían conducido aquí, estaban de nuevo a mi lado. "Por aquí, Almirante", me indicó uno de Ellos. 

Me giré una vez más antes de salir y miré al Maestro. Una dulce sonrisa estaba impresa en su anciano y delicado rostro. "Adiós, hijo mío", me dijo e hizo un gesto suave con su grácil mano, un gesto de paz y nuestro encuentro llegó definitivamente a su fin. Salimos rápidamente de la estancia del Maestro por la gran puerta y entramos otra vez en el ascensor. La puerta descendió silenciosamente y nos movimos inmediatamente hacía lo alto.
Uno de mis anfitriones habló de nuevo: "Ahora debemos apresurarnos, Almirante, en cuanto el Maestro no desea retardar más vuestro programa previsto y debéis volver a vuestra raza con su mensaje". 

No dije nada, todo esto era casi inconcebible y, una vez más mis pensamientos se interrumpieron apenas nos paramos. Entré en la estancia y estuve de nuevo con mi técnico-radio. Tenía una expresión ansiosa sobre su rostro. Acercándome dije: "Todo esta bien, Howie, todo esta bien". 

Los dos seres nos señalaron el medio en espera, salimos y pronto alcanzamos nuestro avión. Los motores estaban al mínimo y nos embarcamos inmediatamente. La atmósfera, ahora, estaba cargada de un cierto aire de urgencia. Cuando la puerta estuvo cerrada, el avión fue inmediatamente transportado a lo alto por aquella fuerza invisible hasta que alcanzamos los 2.700 pies. Dos de los medios aéreos estaban a nuestros flancos, a una cierta distancia, haciéndonos planear a lo largo de la vía del retorno. Debo remarcar que el indicador de velocidad no indicaba nada, sin embargo nos estábamos moviendo muy rápidamente. 

Recibimos un mensaje radio: "Ahora os dejamos, Almirante, vuestros controles están libres. ¡¡¡Wiedersehen!!!
 
Miramos por un instante los Flügelrads, hasta que desaparecieron en el cielo azul pálido. El avión pareció, de improviso, capturado, por una corriente ascensional. Tomamos inmediatamente el control. No hablamos durante un rato, cada uno de nosotros estaba inmerso en sus propios pensamientos.
Sobrevolamos nuevamente extensiones de cielo y nieve, a unos 27 minutos del campo base. Enviamos un mensaje radio, nos contestan. Tenemos condiciones normales... normales. Del campo base expresan alivio por haber establecido nuevamente el contacto. 

Aterrizamos suavemente en el campo base. Tengo una misión que cumplir.
11 de marzo de 1947. He tenido, apenas, un encuentro de Estado Mayor en el Pentágono. He relatado enteramente mi descubrimiento y el mensaje del Maestro. Todo ha sido debidamente registrado. El Presidente ha sido puesto al corriente. Me retienen algunas horas (exactamente 6 horas y 39 minutos). Soy cuidadosamente interrogado por las Top Security Forces y por un equipo médico. ¡Es un tormento!. Me ponen bajo estrecho control de los medios de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América. Me recuerdan que soy un militar y que, por consiguiente, debo obedecer las ordenes. 
 
Última anotación: 30 de diciembre de 1956. Estos últimos años, transcurridos desde el 1947 hasta hoy, no han sido buenos... He aquí, pues, mi última anotación en este singular diario. Concluyendo, debo afirmar que, debidamente, he mantenido secreto este argumento, como se me ordenó, durante todos estos años. He hecho esto contra todo principio mío de integridad moral. Ahora siento aproximarse la gran noche y este secreto no morirá conmigo, sino, como toda verdad, triunfará. 

Ésta es la única esperanza para el género humano. ¡He visto la verdad y ésta ha revigorizado mi espíritu donándome la libertad!. He hecho mi deber con relación al monstruoso complejo industrial militar. Ahora la larga noche comienza a aproximarse, pero habrá un epílogo. Como la larga noche del Antártico termina, así el sol brillante de la verdad surgirá de nuevo y aquellos que pertenecen a las tinieblas perecerán a su luz... 

Porque yo he visto "Aquella Tierra más allá del Polo, aquel Centro del Gran Desconocido". 

 Hasta aquí llega lo que pude encontrar en Internet del diario secreto del  Almirante Byrd. ¿Es real lo que dice este diario o es pura fantasía?

EXPEDICION AL CENTRO DE LA TIERRA

NATIONAL GEOGRAPHIC  "National Geographic revive el descenso hasta la caverna más profunda del mundo" dice el título de la noticia de Emol.com
El texto es el siguiente:  "Desde Julio Verne, pasando por científicos, cineastas y geólogos, hasta aventureros de diversas naciones, todos forman parte de decenas de generaciones que se han fascinado con la idea de alcanzar el centro de la Tierra.
Pero más allá del deseo o las meras especulaciones, son pocos los que han conseguido siquiera bajar un kilómetro desde la superficie hacia las profundidades de nuestro planeta.
Y menos aún los que lograron inscribir su nombre como miembros de la expedición que por primera vez superó la barrera de los dos mil metros de profundidad, hito alcanzado en la cueva más profunda del mundo: la Krubera-Voronya, situada en la República Autónoma de Abjasia, Georgia, cerca de las costas del Mar Negro."...  Para que tengan una idea de que parte del mundo estamos hablando, les pongo una foto 
 El Campamento

Atraídos por el sueño de establecer un récord para la exploración de la cueva más profunda, los miembros de un equipo internacional de espeleólogos plantaron sus tiendas en Abjasia, región separatista de la república de Georgia. Allí, la Asociación Ucraniana de Espeleología encabezó una expedición a la cueva Krubera en el Macizo Arabika, con la esperanza de superar el hito glorioso en espeleología: los 2.000 metros (7.000 pies) de marca de profundidad.

Un campamento establecido en 1.410 metros (4.600 pies) debajo de la superficie fue uno de los cuatro lugares elegidos para cocinar, dormir, y establecer la estrategia del plan. Aunque algunos miembros del equipo realizaron viajes a la superficie cada pocos días, algunos se quedaron bajo tierra durante 14 días seguidos. En total, 56 espeleólogos de siete naciones participaron en la exploración dela Cueva Krubera, organizada por Alexander Klimchouk, un espeleólogo y tomó nota de un científico senior de la Academia Nacional de Ucrania de la Ciencia.
 

Klimchouk ayuda a remover una roca en un intento de despejar un camino hacia la Krubera. La persistencia, la resistencia y la determinación del equipo es sorprendente, lo que Klimchouk dice, confirma la declaración de Julio Verne en "Viaje al centro de la Tierra": "No hay nada más poderoso que la atracción hacia el abismo". 
 
Sergio García-Dils de la Vega dice en voz alta su profundidad a los compañeros de equipo por encima de él. Tiene un altímetro, lo que proporciona lecturas preliminares de la distancia por debajo de la superficie mediante la medición de la presión barométrica. García-Dils es la prueba viviente de las demandas físicas del proyecto. Perdió casi medio kilo por día durante su total de 20 días bajo tierra.  Dos días después de ayudar a establecer el récord mundial de espeleología en profundidad, García-Dils entrecierra los ojos. "Después de dos semanas bajo la tierra, es muy difícil abrir los ojos en la superficie", dijo.
Esta expedición estableció un nuevo récord de profundidad de 1.840 metros (6.040 pies) en agosto de 2004. Sólo dos meses después, ese registro fue superado cuando un segundo equipo de la convocatoria del proyecto "Abismo" dirigido por Yuri Kasjan registraron un descenso en la Krubera de 2.080 metros (6.820 pies). 

Bueno ahora sí, después de esta breve orientación veamos las imágenes de esta asombrosa expedición.


El Descenso

En esta vista desde abajo hacia arriba, pueden notarse en las paredes los estratos de roca compactada.  
 Aca llegamos a un "descanso" que tiene la caverna. Impacta el tamaño que tiene. Que chiquitos se ven las personas.
 Aquí se ve a uno de los muchachos del campamento tratando de inmiscuirse entre esa estrecha grieta.
Como si fuera poco adonde ya habían llegado, en esta imágen vemos a uno de los espeleólogos ir más profundo todavía.
Aquí se ve (a mi parecer), una gran acumulación de sedimentos, tal vez arrastrados y depositados por el agua en este lugar.
 Colgando de esas cuerdas, este hombre se prepara para descender. 

Aquí se ve una pequeña corriente de agua, vean más adelante en lo que se transforma...
 ¡Un jardín botánico natural! maravilloso.


Llendo más adelante (como era de esperarse) y con mucho cuidado, nos encontramos con...
   
¡Una laguna interior!, bastante profunda por cierto, si no me creen miren abajo.
 Buceando en nuestra laguna. Observen el color y transparencia del agua.
 Y si vamos a la superficie ¿con que nos podemos encontrar?
 Por un lado montañas nevadas
 Por otro lado un escape a la superficie, pero no de roca, si no de hielo.
 Esto parece ser hielo o roca, no estoy muy seguro

Y si seguimos adelante ¿que puede haber?... ¡una salida a la selva!
   
 
Observando mejor encontraron un túnel de barro, ¿a dónde los llevó? A este lugar miren.
Aquí termina el post, espero que les hayan gustado las fotos y que se hayan admirado tanto como yo como la primera vez que vi esto. 
Saquen sus propias conclusiones, nuestro mundo es algo maravilloso y hay muchas cosas que no sabemos de él.
Saludos

Fuentes de información:
- http://www.emol.com/noticias/internacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=248958 


POLO SUR, puerta del tiempo?



Un grupo de científicos estadounidenses y británicos investigan una ‘puerta del tiempo’ sobre el Polo Sur. Se supone que este remolino giratorio en la Antártida es un túnel que permite penetrar en otros tiempos. El tiempo ha sido uno de los asuntos científicos más complicados y menos estudiados desde tiempos antiguos. Científicos estadounidenses y británicos que dirigieron investigaciones en la Antártida, hicieron un descubrimiento sensacional. La física Mariann McLein de EE.UU. contó cómo los investigadores notaron algo de niebla gris girando en el cielo sobre el polo que ellos creían que era una tormenta de arena ordinaria. Sin embargo, la niebla gris no cambió en forma y no se movió en el curso del tiempo. Los investigadores decidieron investigar el fenómeno y lanzaron un globo meteorológico con equipo capaz de registrar la velocidad del viento, la temperatura y la humedad del aire. Pero el globo meteorológico se elevó y desapareció inmediatamente. En poco tiempo, los investigadores trajeron el globo meteorológico de nuevo a tierra con la ayuda de una cuerda unida a él anteriormente. Estaban extremadamente sorprendidos al ver que un cronómetro colocado en el globo meteorológico mostraba la fecha del 27 de enero de 1965, es decir, el mismo día hace cuarenta años. El experimento se repitió varias veces después de que los investigadores encontraron que el equipo estaba en buen estado. Pero cada vez que volvía el reloj mostraba un tiempo pasado. El fenómeno se llamó “la puerta del tiempo” y se informó a la Casa Blanca. Hoy está en curso la investigación del fenómeno insólito. Se supone que el cráter giratorio sobre el Polo Sur es un túnel que permite penetrar en otros tiempos. Más aún, se han iniciado programas para lanzar a gente a otros tiempos. La CIA y el FBI luchan por ganar el control sobre el proyecto que puede cambiar el curso de la historia. No está claro cuándo aprobarán el experimento las autoridades federales de EE.UU.
 
EXPERIMENTOS ANTERIORES
El famoso científico ruso Nikolay Kozyrev dirigió un experimento para demostrar que era posible trasladarse del futuro al pasado. Basaba sus observaciones en la hipótesis de una información inmediata que se extiende a través de las características físicas del tiempo. Nikolay Kozyrev supuso incluso que “el tiempo podría ejecutar trabajo y producir energía.” Un teórico estadounidense de la física ha llegado a una conclusión que el tiempo es lo que existió antes de la existencia del mundo. Se sabe que cada uno de nosotros siente un curso diferente del tiempo bajo condiciones diferentes. Veamos un ejemplo: una vez un relámpago golpeó a un escalador de montañas; el hombre dijo más adelante que vio el relámpago alcanzar su brazo, que se movió lentamente a lo largo de él, separó la piel de los tejidos y carbonizó sus células. Sintió como si hubiera miles de púas encerradas bajo de su piel. El investigador ruso de fenómenos anómalos, filósofo y autor de numerosos libros, Gennady Belimov, publicó su artículo bajo el título de “Máquina del Tiempo: Primera velocidad conectada” en el periódico “Al Filo de lo Imposible”. Describió experimentos únicos conducidos por un grupo de entusiastas dirigidos por Vadim Chernobrov, el hombre que comenzó la creación de máquinas del tiempo en 1987, que son dispositivos con bombeo electromagnético. Hoy el grupo de entusiastas puede retrasar o acelerar el curso del tiempo utilizando un impacto especial del campo magnético. El retraso más grande del tiempo fue de un segundo y medio dentro de una hora de operación del equipo en laboratorios. En agosto de 2001, un nuevo modelo de máquina del tiempo creada para un ser humano se construyó en un bosque alejado en la región de Volgogrado de Rusia. Aunque la máquina sólo funcionaba con baterías de coche y tenía baja capacidad, todavía se las arreglaba para cambiar el tiempo un tres por ciento; el cambio se registraba con osciladores de cristales simétricos. Al principio, los investigadores pasaron cinco, diez y veinte minutos en el funcionamiento de la máquina; la estancia más larga duró media hora. Vadim Chernobrov dijo que la gente sentía como si se trasladara a un mundo diferente; sentían vida aquí y “allí” al mismo tiempo como si se desplegara algún espacio. “No puedo describir las emociones insólitas que experimentamos en tales momentos.”
 
http://veritas-boss.blogspot.com.es/2012/03/puerta-del-tiempo-en-el-polo-sur.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&

MI OTRA VIDA EN AMERICA

Por destellos percibidos y por “brumas disipadas” hoy puedo ya situar algunos hechos y alinearlos.
Nací en la ciudad de Nueva York en el año 1899. Varón y de etnia afroamericana como se nos distingue ahora.
Empecé a conocer a mi madre cuando vivíamos en un oscuro apartamento de Harlem, próximo a la escuela pública donde ella trabajaba de maestra. A mi padre no le conocí.
Mi madre era una mujer de carácter a veces adusto y muy estricta en lo referente a mi educación. En estos momentos estoy evocando una imagen en la que nos veo paseando llevado de la mano. Me llevaba siempre a todas partes: de compras, a la iglesia, al parque, de visita… y, naturalmente, a la escuela todos los días lectivos de cada curso. Aunque no recuerdo haber asistido a ninguna de sus clases.
Guardaré siempre con cariño el recuerdo de aquella mujer entrañable.
En la escuela pronto surgió lo que habría de ser la pasión de mi vida: la música. Me entregué al estudio de la misma con total dedicación. No había cumplido aún los diez años y ya dominaba el solfeo y comenzaba a extraer algún sonido del clarinete del aula.
Algo le diría la profesora a mi madre porque ésta dejó de insistirme en que me preparase para cuando llegara el momento de pasar al instituto y a regañadientes me matriculó en la Escuela Superior de Música. Convencida finalmente de que aquel iba a ser el camino en mi vida, al poco tiempo me compró un clarinete, usado pero en buenas condiciones.
En la escuela alternábamos el estudio con conciertos en el parque y desfilando, uniformados, en alguna ocasión festiva. (¡Cuán feliz me hizo el estreno de aquel uniforme con gorra de plato!)
Terminé mis estudios con una aceptable calificación y tuve la fortuna de conseguir, sin “padrinos”, una plaza de “segundo clarinete” en una gran orquesta. Fui por un tiempo el elemento más joven puesto que aún era un adolescente. Me contrataron y gracias a aquel sueldecito pudimos mudarnos, sin salirnos de Harlem, a un soleado apartamento con ventanales a la Avenida.
Era, no obstante, un trabajo duro. Ensayábamos todos los días y actuábamos todas las semanas. Y la cosa empeoró cuando llegaron las giras por el Estado y Estados vecinos. Aquello era agotador.
Por tal motivo, cuando un antiguo condiscípulo vino a verme y me habló de la orquestina que había formado, enseguida me sentí interesado y más aún al comentarme que precisaba un clarinetista y saxo. A la semana siguiente tenía yo un nuevo trabajo, un saxo nuevo, al que me adapté con facilidad, y una paga el doble importante que la percibida con la sinfónica a pesar de los muchos años pasados en la misma.
Actuábamos en la pista de baile del parque de atracciones de Coney Island. Un trabajo descansado en comparación y muy agradecido, ya que apenas seguíamos las partituras y casi siempre improvisábamos. Y parecía que el público se lo pasaba bien. A menudo algunas parejas dejaban de danzar y se acercaban al escenario como queriendo escucharnos mejor. Al finalizar los “números” aplaudían como locos.
Pero caí enfermo y la fiebre acabó conmigo.
Fallecí en el año que vino en llamarse “El Año de la Gran Depresión”.
Recuerdo emocionado la aflicción de las dos mujeres ante mi féretro. Las lágrimas de mi madre y las de la vocalista que sorprendentemente juró amarme cuando yo ya agonizaba. Y la expresión compungida de los demás compañeros que acudieron a la funeraria con sus instrumentos quizá con la idea de ofrecerme un funeral con música al estilo Nueva Orleans, pero no les fue posible; era demasiada la consternación que sufrían por lo inesperado.
Durante la transición de una vida a la siguiente, supe que mi padre aún vivía y supe, también, que mi prevista y acordada de antemano “muerte prematura” se había logrado gracias a la ingestión de un alimento en malas condiciones.
Y volví al planeta.
Nací en el mismo año 1929, ocupando este cuerpo.
Mi cuerpo. 

Joaquin Grau
España

LA TIERRA HUECA


¿Puede Usted
explicar lo que sigue?

 

¿Por qué se encuentran semillas, plantas y árboles tropicales flotando en el agua fresca del interior de los icebergs?

¿Por qué miles de pájaros y animales tropicales emigran al norte durante el invierno?
 
Si la Tierra en los Polos no es hueca ni calurosa, ¿cómo es que el polen colorea vastos territorios?

¿Por qué hace más calor en los Polos que a 1500 kilómetros de distancia de ellos?

¿Por qué el viento norte del Ártico se vuelve más caluroso a medida que uno traspone los 70 grados de latitud.




A los futuros exploradores del Nuevo Mundo que existe más allá de los Polos norte y sur en el interior hueco de la Tierra. A los que repetirán los vuelos históricos del Almirante Byrd y su expedición de 2741 kilómetros más allá del Polo Norte, y más de 3709 kilómetros más allá del Polo Sur, quienes penetraron nuevos territorios desconocidos que no aparecen en ningún mapa; los que cubren un área inmensa de tierra cuyo tamaño, mayor que el de América del Norte, abarca bosques, montañas, lagos, vegetación y vida animal. El nombre del primer aviador que alcanzó este Nuevo Territorio, ignorado, hasta que lo descubrió el Almirante Byrd, quedará registrado en la historia como un nuevo Cristóbal Colón. Será más importante aún, pues mientras aquél descubrió un nuevo continente, éste descubrió un Nuevo Mundo.
 

  Antes de que Colón descubriera América, la existencia de un nuevo mundo cruzando el Atlántico, en la forma de un continente occidental, se consideraba el sueño de un loco. Lo mismo ocurre, en nuestra época, con la existencia de un mundo nuevo, un mundo subterráneo, en el interior hueco de la tierra; una tierra tan desconocida para la humanidad actual como el continente americano para los europeos antes del descubrimiento de Colón. Por lo tanto, no hay ninguna razón para que no pueda también ser descubierto y que se establezca su existencia como un hecho.
Dr. Raymond Bernard - La Tierra Hueca.
 


 

El 11 de junio de 2007, los cámaras en el satélite AIM devuelto algunos de los primeros datos que documentan las nubes noctilucentes sobre las regiones árticas de Europa y América del Norte. Estos nuevos datos revelan la extensión global y la estructura de estas nubes misteriosas, en un grado que antes era inalcanzable.
Blanco y azul claro representan estructuras de nubes noctilucentes. Negro indica las áreas donde no hay datos disponibles.
Nube de Imágenes y el equipo de partículas Los datos del experimento Tamaño de procesamiento en la Universidad de Colorado Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial...


Véase: Tierra Hueca, Madre de Todas las Conspiraciones