Read more: http://ayudablognovato.blogspot.com/2012/01/espectaculo-de-estrellas-en-su-blog.html#ixzz1uU7QApQz TIERRA DORADA: 06/06/12

miércoles, 6 de junio de 2012

SENSUALIDAD, SUFRIMIENTO Y PODER MANIPULATIVO


TODO EL MUNDO  LO QUIERE.
TODO EL MUNDO  LO ANHELA.
PERO ¿QUÉ ES?

TRES AMORES DE SIETE: 

SENSUALIDAD, SUFRIMIENTO Y PODER MANIPULATIVO

Amarte a ti mismo. De acuerdo, crees saber la definición de ti mismo, pero desconoces el verbo en movimiento del amor. ¿Qué significa eso? Bien, en este mundo hay siete pasos que hemos manifestado, aunque sea en pequeña medida. Yo lo hice y tú estás en proceso de hacerlo. La pirámide está hecha de siete niveles, siete cuerpos, siete concien­cias, siete campos de conciencia vital. Y de momento has bajado por la escalera, pero aún no has vuelto a subir por ella. De modo que ahora abordamos la cuestión de quererte a ti mismo. Muy bien.
¿A cuántas per­sonas les has dicho «te quiero» y les has hecho cosas y has pensado en ellas? ¿A cuántas personas les has dicho estas palabras que nunca te has dicho a ti mismo?
Así, en el primer sello2, ¿a cuántos hombres y mujeres dijiste que les querías porque estabas sumido en la lujuria y eras el depredador? Usas esta palabra mágica para conseguir que alguien sea seducido por ti, para que te entregue su yo íntimo, íntimo —eso es lo que estabas buscando—, mente, alma, y cuerpo. El énfasis estaba en la mente, en la programación y en lo que seguía: el cuerpo. «Te quiero.» ¿Cuántos de vosotros habéis dicho a las personas de vuestra vida que les queríais porque estabais ar­diendo de urgencia sexual? Levantad las manos. Mirad alrededor. Mirad alrededor para saber que no estáis solos. ¿De acuerdo? Urgencia inmedia­ta, eso es lo que expresaste. Si estás operando desde el primer sello, dirás cualquier cosa. Dirás cualquier cosa.
2  Los sellos son poderosos centros de energía conectados con importantes glándu­las y órganos corporales que facilitan siete grandes niveles de conciencia diferenciados. Los tres primeros sellos son los centros que suelen entrar en juego comúnmente en to­das las complejidades del drama humano. El primer sello se manifiesta como sexualidad, el segundo como dolor y sufrimiento, y el tercero como poder y manipulación.
La mayor de las leyendas es la leyenda del amor; es la mayor, la po­ción más mágica que existe. Sacarás esa posición a relucir y dirás a esa persona que estás enamorado de ella para poder derramar tu semilla o tener un orgasmo, o imponer tu voluntad sobre ella. ¿Cuántos estáis de acuerdo con esto? Levantad la mano.
El primer sello es el punto de venta políticamente más comercial para cualquier producto, incluyendo esta escuela: el sexo vende. Por eso todos los anuncios publicitarios son tan sexys. Por eso, al impartir las enseñanzas de la verdad, este local se llena a rebosar de público cuando se habla de sexo, y cuando digo sexo, quiero decir sexo. Ahora, ¿cuántos de vosotros sabéis que estoy acertando hasta el mo­mento en este asunto del amor? Quiero plantearos una pregunta: Enton­ces, ¿dedicaríais vuestra vida, mente, cuerpo y alma a esa persona a la que le dijisteis eso y que os creyó, e incluso vosotros mismos os lo medio creís­teis, en el calor de la pasión? Ahora quiero plantearos esta pregunta: ¿Cuántos de vosotros os sentís felices de saber que erais fornicadores en lugar de amantes? Vamos.
Creo ver una mano perezosa levantándose por allí. Eso está bien. Ahora quiero preguntaros algo. Vamos a hacer una pausa aquí. ¿Cuántos de vosotros seguís estando enamorados de esa per­sona a la que preguntasteis o dijisteis eso para poder seguir adelante en el calor de la pasión? ¿Cuántos de vosotros seguís enamorados de ellos? Maravilloso. ¿Por qué no estáis con ellos? ¿Cuántos de vosotros no estáis? Que así sea. Entonces regresamos a esa pregunta que en verdad nos dice: ¿dónde encontramos el amor? Bien, en primer lugar, es un sentimiento extraor­dinario y efímero que ocurre, pero su aparición no depende de nosotros. Empieza aquí y se traslada hasta aquí. Esto es únicamente reactivo, emo­cional. Los tres primeros sellos son el animal. Ellos son el animal. Son el territorial, el depredador —que puede vencer al más débil—, la procreación. Es la parte animal de tu naturaleza, a la que todo el reino animal se amolda.
¿Sabes?, nadie hizo un avestruz hasta que fue eso que hacía el avestruz y se convirtió en ella. De modo que toda la naturaleza está he­cha de la conciencia de los dioses, y la conciencia de los dioses está hecha según los tres primeros sellos de los dioses. De modo que toda la naturale­za exhibe este «concepto de multiplicarse sin responsabilidad, sin ninguna carga». Éste es el primero de los tres sellos.
Pero recordad que os enseñé cómo el Tiranosaurio Rex, cómo el avestruz, el caballo, el bisonte, el tigre, el león, el alce, el pez llegaron aquí: por los dioses que los crearon. Y los dioses que los crearon les die­ron el aliento de la vida. Y, entonces, ¿qué era la vida? Energía de los tres primeros sellos, energía del primer sello. Por eso se le llama instin­to animal.
Ahora bien, el único tipo de amor que existe en el mundo animal —excepto en esos animales que se aparean de por vida— es el de las ma­dres que paren a sus retoños y los cuidan y los crían hasta que son suficientemente fuertes para valerse por sí mismos. Efectivamente, así es. De modo que el sexo no es amor. El sexo es un instinto animal, un instinto humano básico, como es básico en la naturaleza. Es básico en la bacteria Es básico en los virus. ¿Sabes?, la próxima vez que vayas a enviar una tarjeta de San Valentín remítesela a tu viejo virus. Es sólo un pensamiento
Quiero formularos una pregunta para poner a prueba mi planteamien­to. Vamos allá. ¿Seguís estando tan apasionadamente enamorados de esas personas como decíais que lo estabais? ¿Levantaríais las manos si no lo es­táis? Que así sea. ¿Por qué? ¿Por qué dijisteis que les queríais? Por la po­ción mágica, ¿no es así?
Una de las grandes enseñanzas que yo solía impartir —solía— se lla­ma «ámate a ti mismo hasta darte vida», amarte a ti mismo hasta darte vida. Ahora bien, amor no sólo es una palabra de cuatro letras. Esto puede sonaros un poco adornado, como cuando le echáis mostaza a un perrito caliente, pero el amor no nace en el primer sello. ¿Cuántos de vosotros habéis usado vuestras enfermedades, habéis usado vuestro cansancio cor­poral, vuestras dolencias para conseguir afecto de otros? ¿Por qué lo hi­cisteis? Os he planteado una pregunta: ¿Por qué lo hicisteis? ¿Por qué creas­teis esa disposición tan sólo para conseguir atención? ¿Por qué? ¿Puedo contestarlo yo mismo? Hicisteis eso porque el primer sello ya estaba desgastado y estabais pasando al segundo sello. ¿Os suena familiar?
Ahora, una vez más, ¿cuántos de vosotros creasteis enfermedad para conseguir la atención que el amor sexual ya no os ofrecía o qué y no podíais obtener? Hay más de vosotros, pero, de momento, esto es verdad.
Miradme, mi hermosa gente. ¿Qué estabais buscando? Amor, sufi­ciente como para enfermar por él, y a veces incluso hacíais eso para po­ner a prueba a vuestra pareja, para que mediante el dolor y el sufrimiento pudiera llegar esa atención, pero que no tuviera que llegar a través del primer sello, sino que lo hiciera a través de vuestro propio sentido de autorrespeto, de vuestra necesidad de sentir respeto por vosotros mismos, de vuestra propia necesidad de encontrar suficientes pruebas de que sois algo más que vuestro cuerpo sexual. ¿Cuántos de vosotros sabéis que creas­teis eso completamente? Completamente. Es cierto. Oh, cariño, te queda un largo camino para comprender la conciencia humana. La razón por la que quiero que hagáis esto es porque curarse es exponerse a la ver­dad. La curación es una exposición a la verdad.
Si estás dispuesto a enfermar, si estás dispuesto a sentirte mal, si es­tás dispuesto a hacer esto para poder transferir la energía de los órganos sexuales a otras partes de tu cuerpo para ver si puedes conseguir atención, al menos eso es evolución. Eso significa que hay un gran filón. Eso sig­nifica que hay materia prima. Eso significa que hay una cualidad sagrada que estás buscando —la estás buscando—, porque las personas que dicen a otras personas que las quieren: «Acuéstate, creo que te quieres» o..., no, he olvidado por dónde iba. Ya lo diré bien. Pero una gran vida no se hace a base de una gran sexualidad, porque la gran sexualidad decae. Decae. Cuando hay más realismo y el vidrio de nuestro ojo empieza a hacerse más claro y vemos lo que hemos hecho, ya no nos sentimos tan atraídos hacia esta mentira.
Pero, ahora, volvamos al Santo Grial. ¿Qué es lo que todos estamos buscando? Amor. ¿Qué es lo que todos perseguimos? ¿Por qué llegaría­mos a enfermar? Para conseguir en nuestra vida normal al menos la misma atención que conseguimos en el dormitorio, nos pondremos en­fermos para inhabilitarnos y al mismo tiempo conseguir el mismo to­que humano, el afecto y esas palabras que nos arrullan..., para ver si po­demos hacerlo. La gente enferma porque está harta de ser parte de un cuerpo, y de pensar y lavarse el cerebro con la idea de que eso es verda­dero amor. Lo harás sin dudar lo más mínimo tan sólo para ver si eres más grande, o si tu pareja es más grande que el primer sello con el que la has atraído magnéticamente hacia ti. ¿Cuántos de vosotros entendéis esto?
Que así sea.
Aquí vemos las primeras semillas de la enfermedad. Vemos las primeras semillas de la locura. Vemos las primeras semillas del final de la vida, porque después de que la mentira se ha revelado no queremos afrontarla, de modo que creamos accidentes, creamos enfermedad, creamos ocurrencias, creamos problemas para seguir recibiendo atención, porque no se trata de lo que se nos hizo sexualmente, ni de lo que nosotros hicimos; teníamos la esperanza de amar, y estábamos buscando el amor. Ahora estamos en el segundo sello: creamos estas cosas con abso­luta determinación en el segundo sello de la enfermedad y la dolencia, de la infelicidad, buscando que alguien comprenda, y nuestra necesidad es tan grande que nuestra voz se escuchará por encima de la voz de las per­sonas sanas.
Si el primer sello es seducción —la eyaculación del hombre, la grati­ficación de la mujer—, entonces las mujeres que siguen viviendo para esa gratificación sexual procedente de sus maridos siguen luchando contra el exceso de peso. Y también luchan contra la edad. Esas mujeres luchan contra todo tipo de cosas para hacer que sus cuerpos sigan teniendo el mismo aspecto que tenían la primera vez que se produjo el coito con ese hombre que les dijo que las quería. Ahora bien, ellas ni siquiera..., ni si­quiera oyen nada más. Tienen que limitarse a recrear ese momento. Y lo cierto es que el sexo con la misma mujer, el sexo con el mismo hombre, si eso es todo lo que estás buscando, se vuelve tedioso, y así entramos en el adulterio, porque si ésa es la base de la unión, es la razón misma por la que se comete adulterio, y también es la misma razón por la que se gene­ra desconfianza. Entonces nos movemos y llevamos esa misma energía al segundo sello.
 Y empezamos a hacer todas esas cosas por las que habéis levantado las manos: enfermedad. Toda dolencia ocurre en la conciencia del segundo sello. Todos los accidentes ocurren en la conciencia del se­gundo sello. Todo agotamiento de las funciones corporales ocurre en la conciencia del segundo sello. Toda enfermedad —dejadme que vuelva a hacer hincapié en ello— ocurre en la conciencia del segundo sello. La ve­jez ocurre en la conciencia del segundo sello.
Ahora bien, como habéis levantado las manos tan gratuitamente cuando he expuesto los puntos de verdad, dejadme que os diga algo: nunca vais a encontrar el Santo Grial en el sexo. Nunca vais a encontrar el Santo Grial en la enfermedad y en el contratiempo. Nunca vais a en­contrar el Santo Grial en la energía del resentimiento, en la energía de la culpabilidad, en la energía de cuando me dijiste «te quiero» por primera vez, energía que ahora se ha metamorfoseado en «esa zorra» —no os sin­táis consternados; habéis pensado estas cosas, por favor—; ahora se ha tra­ducido en el tercer sello como: «Tú, bastardo manipulador, tú.» Tú me di­jiste que me querías. Yo te creí. Te di mi cuerpo. Te di los mejores días de mi vida. Te has acostado con mi mejor amiga». Creo que la siguiente pre­gunta que deberías plantearte es: ¿por qué esa persona era amiga tuya? Deberíamos elegir y escoger a nuestros amigos sabiamente. ¿He sido de­masiado gráfico para vosotros, demasiado gráfico?
Al llegar al tercer sello, el amor que se produjo en el primer sello se traduce como mantener a los hijos, mantener al cónyuge y pagar factu­ras. Estoy hablando de cuando las hormonas ya no corren por tus venas y tu mente gira como las ruedas de una carreta con sus fantasías. No estás haciendo el amor con este hombre o mujer que está a tu lado; estás haciendo el amor con otra persona, o la estás observando como si ella lo hiciera con otra persona, porque si pensaras en él o ella haciéndotelo a ti, eso no te haría sentir.
¿Sabes por qué existen las fantasías sexuales y por qué se han convertido en una forma de funcionar natural en esta socie­dad? Porque son la señal de que si pensaras en la persona con la que estás haciendo el amor, no tendrías el gran orgasmo que estás teniendo. Y esto no es aplicable a todo el mundo, pero es aplicable a todas esas per­sonas a las que dijiste que les querías, y «acuéstate, creo que te quieres» o... Sigo sin poder expresarlo bien. Bueno. Ya he aprendido bastante en este plano. De modo que si tienes que fantasear cuando estás con tu pa­reja sexual, por qué no le miras a los ojos y le dices: «¿Sabes qué?, no te voy a hacer el amor esta noche. Voy a hacer el amor con tal-o-cual», o se lo voy a hacer a un objeto; si haces eso, eso hará que empieces a caminar por el sendero del amor.
CUANDO EL SEXO YA NO ES HACER EL AMOR

Comprendemos, por tanto, que las primeras veces el amor sexual —el amor sexual— es implicación total con el otro ser, total. A eso se le lla­ma amor sexual, total implicación; sin fantasías, simplemente implicación total. Eso es el amor sexual. Si eres un degenerado y estás fantaseando...; lo que quiero decir es que tú eres el que te conformas con menos. Co­nozco el caso perfectamente. Eso es el amor sexual: cuando deseas tanto a alguien que no puedes esperar a llevártelo a la cama contigo. Y cuando te metes en la cama con esa persona, tu mente se vuelve loca con ella por todas tus fantasías: esa persona ha estado en tus fantasías; ha ocupado tus pensamientos; ha ocupado tus emociones.
Y por fin la metes en la cama y ella te mete a ti en la cama, y ya está, y es fabuloso, de modo que seguís haciéndolo, y seguís haciéndolo. ¿Qué ocurre el día en que tu mente em­pieza a deambular un poco? ¿Qué ocurre entonces? Ya no es amor sexual; es conveniencia. ¿Sí? ¿Cuántos estáis de acuerdo? Conveniencia. ¿Cuántos comprendéis hasta ahora? Lo que os estoy preguntando es: ¿cuántos comprendéis el amor sexual, y cuándo el amor sexual se va, cuándo el amor abandona la sexualidad y ésta se convierte en un hábito en el que sustituimos personas, lugares, cosas, tiempos y sucesos? Levan­tad la mano. ¿Puedo volver a ver esas manos levantadas? Sé que habéis dudado un poco en este caso, pero gracias por vuestra honestidad. Que Dios os bendiga. Que Dios os bendiga. ¿Sabéis por qué? Porque siempre deberíamos saber la intención que está detrás de nuestros actos, siempre. De acuerdo. Entonces, ¿cuántos habéis aprendido algo hasta ahora?
¿Y qué pasa cuando te casas con una persona porque estás enamora­do sexualmente de ella? ¿Cuántos de vosotros os habéis casado con una persona porque estabais enamorados sexualmente de ella? De acuerdo. Durante un tiempo, esa persona pudo satisfacer el primer contrato de ex­pectativas, pero no pudo satisfacer los contratos siguientes; ¿o sí? De modo que ahora volvemos al misterio del efímero momento de amor en la sexualidad. Dejad de comer. Siempre coméis cuando os po­néis nerviosos. Parad; dejad la comida. Yo no soy un programa de televi­sión, y os estoy hablando. Que así sea. Bien.
Llegamos así al segundo sello. Dejadme que os diga algo. Esto puede resultar difícil de creer, pero, en realidad, la gente fantasea con morir y con las enfermedades para conseguir que otras personas les presten toda su atención, y esa fantasía es tan fuerte como la fantasía sexual. Lo creáis o no —lo creáis o no, mujeres y hombres viriles—, lo creáis o no, esas per­sonas están un nivel por encima de vosotros, en el segundo sello (chakra). Sé que esto es duro, pero si tu amante se pone enfermo, deberías decirle: «Hay cariño, cariñito, cosita mía». Eso significa que tu amante —tu amante— está buscando una mayor realización, un orgasmo mayor. El mayor orgas­mo de los amantes es enfermedad en el segundo sello.
A todos os encanta el sexo, pero pensad en el poderoso flujo de adrena­lina que se produce cuando la persona que amas cuida de ti, y te mima y te atiende, o te gustaría que así fuera. Ése es un orgasmo mayor que el sexo.
Y este pequeño brindis es para todos los que ahora comprendéis —es­cuchad—, los que ahora comprendéis los problemas de salud, las enfer­medades psicosomáticas, la obesidad — ¿cuál es la antítesis de la obesidad?—, la delgadez, la inanición. Se trata de cambios físicos, pero los cambios físicos sólo se deben a la actitud. Vamos a brindar porque ahora comprendemos la razón por la que hemos enfermado; «hemos, nosotros», no sé por qué sigo diciendo «no­sotros», parezco un profesor de la escuela dominical; no soy un profesor de la escuela dominical, por favor. La razón por la que has enfermado, la razón por la que has tenido accidentes, la razón por la que ansias la aten­ción es porque es el siguiente orgasmo en la línea ascendente de los siete sellos (chakras), las siete escaleras, que llevan a probar el verdadero amor.
¿Cuántos de vosotros habéis tenido fantasías de ser atropellados por un coche, o de ahogaros, o de ser asesinados, o de sufrir una enfermedad catastrófica y morir para que la pareja con la que habéis compartido el coi­to se enamorase más profundamente de vosotros a costa de vuestra propia vida? ¿Cuántos las habéis tenido? Levantad la mano. Daos la vuelta. Mirad a los demás. Mirad a vuestros vecinos. Mirad alrededor. Vamos. Mirad al­rededor. Quiero que sepáis que no estáis solos. Mirad, mirad, mirad. Mi­rad alrededor. Por favor, hacedlo. No os sintáis solos en esto, porque si lo hacéis, pensaréis que es algo especial, y no lo es.
¿Cuántos de vosotros, a partir de aquellos días de fantasías, habéis desarrollado plenamente una enfermedad? Poneos de pie. Lo he pre­guntado porque vuestro futuro se está poniendo de pie. He preguntado a esas personas que, a partir de aquellas fantasías, ahora han desarro­llado plenamente una enfermedad. Echad una mirada a lo que la ne­cesidad de amor del segundo sello produce absolutamente en la vida humana. Miradles. Mirad, por favor. Esto no es un invento de la ima­ginación de nadie. Daos la vuelta. Miradles.
Éstas son las personas que ahora quieren curaciones milagrosas. ¿Que esto aún no ha tocado vuestras vidas? Bien, sabéis que desde que me vaya hasta que me vol­váis a ver transcurrirá algún tiempo, y quizá os unáis a las filas de es­tas personas. De modo que quiero que miréis, como centinelas silen­ciosos de todos los demás estudiantes aquí presentes, y quiero que veáis lo que la necesidad de amor, insatisfecha en esta vida, ha creado para ellos. ¿Sabéis por qué ellos son así? Porque todos y cada uno de vosotros, por vosotros mismos, les habéis dicho que les amabais para conseguir di­nero de ellos, o para conseguir un techo que os cobije. Habéis hecho eso. Éstas son las personas que han pasado al siguiente nivel y han enferma­do. No todas ellas; algunos de los que están de pie sienten que esto les está llegando ahora. Pero aquí estoy hablando de enfermedad real.
Estas personas necesitan una extraordinaria cantidad de atención, una extraordinaria cantidad. Necesitan ser amadas por encima de las fa­náticas condiciones que han generado en su vida. ¿Es eso posible? Por­que, ¿veis?, si ellos han creado esto y han perdido a las personas más que­ridas de su vida, se han quedado estancadas en su fantasía —¿me estáis escuchando?—, ahora están buscando amor después de haber llevado su fantasía a la manifestación. No puedo extenderme demasiado en la expli­cación del impacto de esto. Seguid de pie.
Así pues, quiero plantearos una pregunta: todos vosotros, almas libres de enfermedades que seguís sentados, ¿cómo creéis que os llegó la muerte en vuestra última vida? Silencio. Ahora sois jóvenes, ¿de acuerdo?, estáis li­bres de enfermedades. ¿Habéis muerto alguna vez? Pero no os lo podéis imaginar ahora que tenéis tanta vitalidad y que los huesos no os duelen, que los músculos no os duelen. Quiero decir que os sentís muy vivarachos. Así se sentían todas estas personas. ¿Pensáis que vuestra carencia no os va a atrapar? Oh, sí que os va atrapar. ¿Sabéis cómo sé eso? Porque moristeis en vuestra última vida; y después nacisteis en esta. Si tienes fecha de naci­miento, sabemos que te has reencarnado. Que así sea.
Mírales. Éstas son las personas que usaron la fantasía para conseguir atención mediante el deterioro de su propia salud. ¿Y cuántos de vosotros habéis hecho eso? Levantad las manos. Sois los siguientes. Que así sea. Podéis sentaros.
Brindemos:
Por el agua de vida,
la claridad de la verdad,
y comprender el amor.
Que así sea.

EL PODER DE LA INTUICION

"La intuición es un don sagrado y la razón su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el don". Albert Einstein.

 Es curioso observar como ahora la neurociencia empieza a confirmar cuestiones que hasta hace poco más de 20 años se consideraban absurdas o esotéricas. Según los actuales neurocientíficos -y me acabo de parecer a Punset escribiendo- la intuición, tan desdeñada y criticada a lo largo de la historia, es mucho más fiable a la hora de tomar decisiones y de dirigir nuestra conducta que el pensamiento racional y lógico. Nuestra conducta se rige más por cuestiones emocionales e intuitivas que por pura racionalidad lógica.

 
Como consecuencia de la inercia del viejo paradigma en el que, "si la ciencia lo dice, así tiene que ser", continuamos esperando a que la ciencia verifique ciertas cosas para atrevernos a experimentarlas. Para los que lo hemos experimentado, en cambio, observamos que la ciencia, tal cual, nunca podrá alcanzar el arte y el saber que surge de la experiencia. Por eso están emergiendo...
nuevos paradigmas científicos integradores que resaltan el papel de la experiencia, las emociones y el sentimiento como canal integrador para el saber.
 
La intuición, hoy en día, está siendo muy bien estudiada por la neurociencia. Ya han ubicado la zona cerebral responsable del pensamiento intuitivo (hemisferio derecho en sincronía con el izquierdo), ya han registrado las distintas ondas cerebrales que acaecen cuando entramos en distintos estados de conciencia, ya han comenzado a implementar programas para el desarrollo de estas habilidades... y la cosa continúa.
Pero
¿qué es la intuición?
 
Clásicamente se habla de intuición como el acceso a un saber certero sin mediación de procesamiento racional alguno. Es un saber que llega sin saber cómo lo sabes. Carl Jung fué quizás de los primeros en hablar y estudiar el dominio intuitivo -que él llamó supramental- como fuente principal de sabiduría arquetípica. Lo cierto es que la intuición está íntimamente ligada a la capacidad del ser humano de percibir el aspecto más sutil y energético de la realidad. La intuición abarca y engloba capacidades como la clarividencia, la clariaudiencia y la clariestesia, habilidades que surgen como consecuencia de integrar nuestro YO profundo con nuestro yo superficial (ego).
 
"Todo lo que existe está envuelto en un campo de energía vital y creativa que le da sentido y el ser humano posee los sentidos adecuados para acceder a esta realidad más sutil, interpretar la información aquí presente y vehiculizarla de manera adecuada, encontrando nuevas respuestas creativas y generativas que impulsen el desarrollo y la evolución del saber humano".
 
La intuición está directamente relacionada con la evolución de la conciencia humana.
 
"A medida que el ser humano va desplazando su nivel perceptivo desde los sentidos sensoriales exteriores, encargados de percibir y permitirnos relacionarnos con la realidad física, hacia los sentidos interiores, sentidos más sutiles que nos permiten relacionarnos con esa realidad mayor y trascendente que nos envuelve y que somos, vamos encontrando nuevas maneras de ser y de estar y van emergiendo nuevas respuestas adaptativas que impulsan la propia evolución de la creatividad humana."

La intuición es el vehículo capaz de integrar ambas realidades, la exterior y la interior dentro de un marco perceptivo más amplio y coherente donde recuperar el sentido de sacralidad por la vida y desde donde comenzar a manifestar nuevas respuestas y comportamiento adaptativos de elevado nivel. La intuición está relacionada con esa parte eterna de nuestra conciencia, el alma y supone un canal que nos permite conectar con nuestra fuente de sabiduría interior, con nuestro poder creativo más elevado, movilizando la infinidad de recursos y energías arquetípicas que están presentes en nuestro interior.

La intuición tiene distintos grados de profundidad. Nosotros en nuestra escuela hemos dividido de manera didáctica tres niveles de desarrollo intuitivo.
 
El primer nivel tiene que ver más con el cuerpo, con la presencia y con el estado de atención alerta. Este primer nivel se despierta al activar y estimular nuestros sentidos físicos, los cinco sentidos sensoriales que nos permiten interactuar con el entorno, con la realidad física. La intuición está íntimamente ligada a nuestros instintos y sigue más o menos un principio impulsivo que nos empuja a actuar automáticamente ante la presencia de determinados estímulos. El primer paso para comenzar a funcionar más intuitivamente en este nivel es el de comenzar a relacionarte con la realidad de manera causal y no casual. Cuando nos atrevemos a modificar nuestras creencias y a experimentar que nada de lo que nos ocurre es causa del azar sino de la sincronía comenzamos a relacionarnos de otra manera con este misterio que llamamos vida. La creencia en la casualidad es una creencia que quita poder. Nos pone en una situación de víctima, de meras marionetas, perdiendo así la posibilidad de disfrutar plenamente de la vida. Pero si nos atrevemos a cambiar esta creencia básica por una nueva, como puede ser "nada es por casualidad, todo tiene un sentido para mi vida", estamos reclamando nuestro poder co-creador de la realidad. Si nada es casual todo lo que nos ocurre responde a un para qué. Este para qué nos pone en dirección, activa nuestros recursos internos y externos y nos invita a fluir con la vida, estando atento a las señales que nos muestra, orientándonos por el camino más fácil para nuestro desarrollo. Este primer nivel intuitivo corresponde con nuestra naturaleza más animal y tiene a los instintos como fieles aliados para la conservación y el desarrollo evolutivo de nuestra vida.
 
La mejor herramienta para activar este primer nivel intuitivo es el movimiento físico. Danzas tribales, danza movimiento, danza contact intuitiva, Biodanza y fundamentalmente Indanza son las herramientas integrativas más adecuadas para comenzar a activar nuestra sensibilidad hacia la vida, nuestros instintos y nuestra intuitición.
 
El segundo nivel de desarrollo intuitivo  implica un salto cuántico en la naturaleza de nuestra percepción. Implica ir más allá del aspecto físico para adentrarnos en el aspecto más emocional y energético de la existencia. En este segundo nivel emerge la inteligencia emocional de manera natural, esa capacidad que tenemos de percibir nuestras emociones, nuestros sentimientos y las emociones y sentimiento de los demás. La empatía, la capacidad de distinguir y discernir entre lo que es mío y lo que es del otro, el manejo emocional, la templanza, la serenidad son aspectos que se despiertan al desarrollar este segundo nivel intuitivo.  En este nivel surge la transformación e integración de nuestra naturaleza más humana, nuestro ego. Y asociado al ego es necesario hablar del concepto de sombra.
 
La sombra es el aspecto emocionalmente denso, asociado a nuestro ego (aunque también y en parte asociado a nuestra alma) que cargamos como consecuencia de la evolución de nuestra vida como almas. La sombra es esa parte "inconsciente" que condiciona nuestro comportamiento y que se gesta no sólo en las experiencias que tenemos en esta vida sino también en nuestra experiencia previa como almas. Hay sombras que se forman en esta vida, en nuestras experiencias primarias al nacer (protovivencias) o durante nuestro desarrollo y hay otras sombras que vienen de nuestro linaje familiar y de nuestra historia evolutiva a lo largo de muchas vidas. Para desarrollar la inteligencia emocional e intuitiva de segundo nivel es fundamental disipar la sombra, transformar esa sombra para permitir que la luz del alma o de nuestra conciencia más profunda se unifique e integre con nuestro ego, con nuestra personalidad. Este proceso nosotros lo llamamos de "sufrimiento eficiente" y es, de por sí, tremendamente transformacional porque nos abre a una nueva identidad más transparente a nuestro lado más trascendente. Supone una auténtica renovación existencial y una apertura profunda de nuestro corazón. Este proceso nos lleva a re-cordar quiénes somos y para qué estamos aquí. (Re-Cordar viene de re=volver y cordar=cardio=corazón). La disolución de nuestra sombra nos permite ver sin filtros, totalmente abiertos a la información y a la energía que fluye constántemente, tanto en nuestra relación con nosotros mismos como con los demás y con el universo, con la realidad multidimensional de nuestra conciencia. Esto nos lleva al tercer nivel de desarrollo intuitivo.
 
La intuición de tercer nivel implica una relación constante con nuestra naturaleza como almas. Supone un salto integrativo con nuestra tercera naturaleza, nuestra naturaleza divina y eterna. De alguna manera comenzamos a ser canales diáfanos de la inteligencia de la vida, héroes de nuestras propias creaciones, de nuestra propia realidad. Al identificarnos plenamente con nuestra realidad profunda, esa realidad que está más allá de las formas, comienza a fluir una energía de amor, de paz y de compasión a través de nosotros. Es el fin del miedo. En este nivel de desarrollo comienzan a activarse capacidades que antes eran llamadas extrasensoriales pero que realmente son capacidades sensitivas plenas y multidimensionales. Nuestros sentidos interiores dan un paso más y comenzamos a percibir aspectos más profundos de la matriz creativa de la vida. Podemos viajar en el tiempo, podemos percibir a seres de otras dimensiones de conciencia, podemos comunicarnos con los guías, con los espíritus, con los elementos de la naturaleza....De alguna manera el chamán, el mago, el guerrero de la luz, el maestro, el sanador, el Cristo interno, el Buda interno... se revelan, se desvelan, se despiertan en el centro de nuestros corazones y surge el servicio incondicional hacia la vida y sus expresiones. La clarividencia, la telepatía, la comunicación multidimensional, la bilocación, los viajes astrales... se convierten en posibilidades factibles y posibles. Aquí comienza realmente el auténtico camino. En este tercer nivel simplemente SOMOS y hacemos aquello que fluye desde nuestro corazón. Como diría Joseph Cambell este tercer nivel representa el camino del héroe. 
 
Todo este camino o proceso supone una regeneración transformacional de nuestra identidad humana. La tendencia evolutiva de la vida es hacia este tercer nivel. Los niños que vienen naciendo en esta última década ya vienen con estas cualidades intuitivas desarrolladas pero si no les damos el espacio armónico suficiente y los educamos consciente e intencionalmente para el manejo adecuado de estos dones pueden bloquear estas capacidades y caer en situaciones de riesgo para su desarrollo. 
 
Este sencillo ejemplo explica someramente el proceso de la evolución del ser humano. Desde una identificación con las formas a una identificación más allá de las formas todos estamos llamados a transitar por este sendero estrecho, atravesando nuestra sombra con confianza y fe para poder saber lo que realmente es la luz. Y todo esto ocurre más allá de las palabas, más allá de nuestra tendencia a pensar y a comprender intelectualmente lo que nos pasa.
 
Una vez más se trata de "sentir para saber".

IRA, ODIO, LUJURIA, ENVIDIA Y CELOS PARASITOS DEL CUERPO ENERGETICO

Hay personas que han pasado muchos años buscando el despertar de la consciencia, sus bibliotecas están llenas de libros de varios autores y todavía sienten, que siguen siendo los mismos llenos de ira, lujuria, odio, envidia, celos rencor, aunque sabiendo que todo esto lo aleja de su ser, tratan de controlarse y practicar la virtud contraria a esas facetas psicológicas, las cuales en cualquier momento no consciente se manifiestan con intensidad.
Además también has pasado por muchas instituciones educativas, o de cualquier índole y lo que has hecho es internalizar normas para adaptarse a un grupo o a la sociedad y no se ha atacado el problema como tal, el despertar de la consciencia; para que la persona tenga continuidad y uniformidad en su desenvolvimiento.

La llave que abre la puerta del despertar de la consciencia es estar alerta, consciente del momento, de lo que haces y así no le das cabida a la mente, corta con el pasado y no se preocupa por el futuro y cuando no hay pensamientos en la mente lo que aflora es la consciencia y si vas practicando estar consciente en cada instante de tu vida y en momentos te olvidas del aquí y el ahora, pues cuando te acuerdes continúa y no te culpes; llegará el momento que estarás siempre con la consciencia despierta. Eso es vivir el aquí y el ahora, nada de pensamientos en la mente. 

EL MAESTRO OSHO (2.004) EXPLICA: 

“En cualquier momento de la vida, ante cualquier situación se reacciona con ira, odio, lujuria, envidia, celos, etc. Esto demuestra un estado de ausencia de la conciencia. Por lo tanto necesitas convertirte en un Observador, en un testigo. En vez de ponerte a hablar las mil cosas que se te salen por ira, odio, lujuria, envidia, celos, etc., guarde absoluto silencio, siéntate a observar todas esas nubes de cosas que están dándose dentro de ti, observa, vigila como si estuvieras en un cine viendo una película o viendo TV. Mira hacia dentro todo el tiempo, esté alerta para NO IDENTIFICARTE”. 

Los pensamientos son cosas del ego, el cual vive bien sea recordando el pasado o planificando el futuro, veamos lo que dice el Buda V. M. LAKHSMI en los proverbios de la psicología II:
"¿Qué es un problema?” “Un pensamiento, una emoción".
¿Quién acciona la mente? "El ego".

Mientras estamos pensando, estamos en la mente y en la dualidad, eso no nos permite encontrar la verdad, el camino.

HAY QUE VIVIR UN ETERNO AHORA A TRAVÉS DE LA AUTO-OBSERVACIÓN.
PARA SALIRNOS DEL TIEMPO NECESITAMOS NO PENSAR Y VIVIR EL MOMENTO".

ACTÚE, HABLE CON PLENA CONCIENCIA Y DESCUBRIRÁS UN TREMENDO CAMBIO EN TI. EL HECHO MISMO DE QUE ESTÉS CONSCIENTE CAMBIA TUS ACTOS, ENTONCES NO PUEDES ESTAR AUSENTE. NO ES QUE TENGAS QUE CONTROLARTE. EL CONTROL ES UN PÉSIMO SUSTITUTO DE LA CONCIENCIA, NO SIRVE DE MUCHA AYUDA. SI ESTÁ CONSCIENTE, NO NECESITAS CONTROLAR NADA, NI LA IRA, NI LA CODICIA, NI EL ODIO, ETC. NADA DE ESO SE DARÀ PORQUE ESAS FACETAS PSICOLÓGICAS SON CONTRARIAS AL ESTADO DE ALERTA. EL ESTADO DE ALERTA ES LUZ Y DONDE HAY LUZ, NO HAY OSCURIDAD.

CUANDO TE CONVIERTAS EN UN ETERNO VIGILANTE DE TU INTERIOR, SE ACABARON TUS PROBLEMAS ESA ES LA CLAVE.

El pasado es absoluto, el pasado significa que todo el potencial de una cosa se ha agotado ya no se puede reconstruir olvídese de él, se acabó y de ninguna manera lo puedes cambiar, el futuro no está, es cambiable, con realizar obras que te sirvan para unirte a tu ser, entonces para que preocuparte por lo irreal, viva el presente. 

LA ENSEÑANZA Y SABIDURÍA ORIENTAL SEGÚN OSHO SE PUEDE RESUMIR EN DOS PALABRAS "SER TODA TESTIGO".
EL TESTIGO.

Ser testigo es una revolución. Es un cambio radical desde las raíces mismas, trae a la existencia un ser humano totalmente nuevo, porque deja tu conciencia libre de todos los condicionamientos, los cuales están ahí, en el cuerpo y en la mente, pero la conciencia se mantiene sin condicionar. Es pura, siempre pura. Su virginidad no se puede violar.

Ser testigo es un momento de distanciamiento, en ese momento de trascendencia, no existen problemas, buda no se identifica con la mente; la usa solamente.

Solo siendo testigo te puedes CENTRAR, la periferia pertenece al ego y el centro pertenece al SER y quien observa es el ser, la consciencia.

Todos los problemas son producto de la oscuridad, de los nubarrones, etc. Si tú actúas desde el centro lo que haces es llevar la luz, la observación es del ser y siendo testigo todo el tiempo, llegará el momento que todo lo ilusorio o inútil desaparece.

No reaccionar ante cualquier cosa es no ser un esclavo, es ser un hombre libre, es actuar desde el centro. Si se actúa desde el centro, todo lo demás toca la periferia y no el centro. Los actos salen del corazón, la reacción te esfuerza a hacer cosas.

Solo cuando actúas desde el centro tus acciones son totales y cuando un acto es total, posee una belleza propia, se vive el momento y no carga con nada innecesario. Todo acto tiene que ser completo, para no seguir cargando con cosas inútiles porque lo que no completas aquí lo haces mentalmente en otro plano. La mente tiene tendencia a concluir todo y si todo queda inconcluso ella sigue con esas cargas hasta concluirlo.

COMO ES SER TESTIGO.
Osho (2004) “es muy generoso en explicarnos como nos convertimos en testigo. Ver una flor y pensar que la flor es bonita (es algo activo porque pensó) solo calificarla de bonita ya no es testigo porque hizo una actividad pensó trajo el pasado (calificar) SER TESTIGO ES ALGO PASIVO (no estas haciendo nada, solo ver) lo que es (siempre presente).

DETENERSE (DEJAR DE PENSAR, JUZGAR, ETC.) Pensar es de un robot mecánico. Desde que se escapa uno de la experiencia, se aleja de la flor, pero ella pasa al pensamiento, ya la flor la perdiste cuando verbalizaste, te cierras a la experiencia (solo los niños tienen experiencias no verbales). Hay que romper inmediatamente con el hábito de pensar hagas lo que hagas, procurar hacerlo no verbalmente.

Le preguntaron a un maestro Zén: ¿Cuál es tu camino? ¿Cual es tu método? Y BOKUJU dijo: << Mi método es muy sencillo: Cuando tengo hambre, como, cuando tengo sueño, Duermo… y eso es todo >> Todos mis actos son totales nada incompleto.

Ser completo en sus actos es consecuencia cuando se deja de ser verbal. Así que observe lo que hace. Durmiendo y con la mente vacía, serás un testigo porque serás vigilante de tu sueño si eres verbal te conviertes en un pensador. Así es que intente hacer todo NO VERBALMENTE (NO JUZGAR) solo has lo que estás haciendo todo en silencio si estas sentado no pienses y hasta eso se convierte en meditación El simple andar se puede convertir en meditación. Si los dedos se mueven por un rosario sin pensar se convierten en meditación. Si solo hay acción sin nada de verbalización, ni pensamiento no hay ego”.

Desligarte de todo el pasado. No recordar nada corta con tu pasado y recuerda quien eres, el ego es pasado acumulado, el ego, es tu pensamiento condensado.
Mientras más se sumerge la mente en el lenguaje, más se aleja del centro.
Ser testigo significa salirse: del lenguaje, de juzgar, calificar, evaluar etc. es: sin mente, ni verbalización y sin pensamiento.

Estar vigilante, alerta no es otra cosa sino lo que Samael Aun Weor habla de recordarse a si mismo, al igual que Gurdjieff, lo que Buda llama estar correctamente atento, lo que Krishnamurti llama conciencia, lo que el Kabir Jesús ha llamado Surati ¡estar ahí! eso es lo único que hace falta y nada más. 

OTRO MÉTODO PARA DESPERTAR LA CONSCIENCIA QUE NOS ENSEÑA OSHO ES EL SIGUIENTE:
Buda dice: “para despertar la conciencia debes observar la respiración, no hagáis nada más que observar el aliento que entra y el aliento que sale. Hay que sentirlo: el aliento que entra, sin palabras. Siente el aliento que sale, muévete con él, deja que tu conciencia se sumerja junto con el aliento y después, muévete hacia fuera sigue moviéndote con tu aliento hacia adentro ¡mantente alerta!”.

No te pierdas ni una sola respiración, porque con una sola te alejarás del centro, estarás muerto por dentro.

POR ESO BUDA CITADO POR OSHO (2OO4) DECÍA: "LA RESPIRACIÓN ES IMPRESCINDIBLE PARA LA VIDA DEL CUERPO Y LA CONCIENCIA DE LA RESPIRACIÓN ES IMPRESCINDIBLE PARA LA VIDA DEL CENTRO INTERIOR".
Respira, sé conciente y si estás intentando ser conciente de tu respiración, no puedes pensar, porque la mente no puede hacer dos cosas al mismo tiempo: pensar y ser testigo. El fenómeno de ser testigo, en si mismo, es absolutamente y diametralmente opuesto al pensamiento, así que no puedes estar vivo y muerto a la vez, ni dormido y despierto a la vez.

No puedes pensar y ser testigo a la vez. Si aparece el pensamiento no hay testigo.

Ser testigo es una conciencia pasiva, sin acción en su interior. La conciencia misma no es una acción.

Ser testigo significa un estado sin mente, sin pensamiento, aunque te lleve años y cuando te olvides conéctate otra vez por medio de la respiración consciente. Con esfuerzo lograrás algunos momentos en los que el lenguaje desaparece de pronto, y entonces se abre una nueva dimensión. Te haces consciente de un mundo diferente; el mundo de la simultaneidad, el mundo del aquí y ahora, el mundo sin mente, el mundo de la realidad.

Nicodemo le pregunta a Jesús: "¿Cómo puedo alcanzar el Reino de Dios?", Jesús respondió: "Nada se puede alcanzar si no mueres antes. Nada se puede alcanzar si no renaces". Morir es un proceso continuo, es renunciar a tu vida pasada y renacer; es un proceso que va a la par, es continuo también. Renaces nuevo y joven para el momento presente el aquí y el ahora sé testigo… y solo puedes ser testigo si eres nuevo”.

LA MENTE ES LA AUSENCIA DE TU PRESENCIA.
Con la respiración consciente, es decir ponerle atención a cada una de sus respiraciones. es uno de los métodos mas fáciles para no pensar, o no identificarse con el pasado o el futuro PORQUE ROMPES CON TODAS LAS POSIBLES VÍAS QUE DE AHORA Y DE VIDAS PASADAS TENIAS PARA ESTAR SOÑANDO CON LOS OJOS ABIERTOS PORQUE LAS SINAPSIS DE LAS NEURONAS SE ROBUSTECEN CADA VEZ QUE REPITES EL HECHO, DE ESTAR EN EL FUTURO O EN EL PASADO Y MIENTRAS TENGAS LA ATENCIÓN EN EL PROCESO DE LA RESPIRACIÓN NO HAY SINAPSIS Y LAS NEURONAS SE SEPARAN Y PIERDEN LA VÍA ES DECIR EL HABITO DE ESTAR PENSANDO EN EL PASADO O EL FUTURO. ESTOS ESTUDIOS FUERON HECHOS POR UNOS CIENTÍFICOS DE DIVERSAS UNIVERSIDADES RECONOCIDAS.

EL CEREBRO HUMANO Y LA COMUNICACION CON LO DIVINO

Para comunicarnos con lo divino, es necesario comprender la importancia de ejercitar la conexión entre los dos hemisferios cerebrales.

El hemisferio izquierdo maneja el contenido de esta realidad material y concreta, es la central de algunas habilidades muy importantes como el aspecto verbal, la capacidad de análisis , la lógica, lo racional, lo teórico-conceptual , los detalles, la noción del tiempo y secuencia , y además nos permite ubicarnos en este plano y dimensión física; es muy útil e importante pues gracias a este hemisferio podemos planificar y desarrollar nuestra vida material .

El hemisferio derecho por su parte, es el que permite la percepción, valoración y comprensión del mundo abstracto: aspectos como la intuición, la imaginación, la captación y expresión de las emociones; la comprensión de los valores espirituales, la existencia de Dios , del amor , de lo atemporal y de todo aquello que no podemos tocar , comprar o medir pero que sabemos que existe. El lenguaje del hemisferio derecho es sobretodo de imágenes, mientras que el hemisferio izquierdo funciona usando el lenguaje de la palabra, el sonido, lo numérico.

Para poder relacionarnos con lo divino , necesitamos desarrollar una armoniosa conexión entre ambos hemisferios, pues ambos son aspectos de la consciencia humana y , que ejerciendo el uso del libre albedrío puede desarrollar una comunicación y relación con Dios . Es indispensable conectar con la posibilidad del hemisferio derecho del cerebro para desarrollar la espiritualidad y poder expandir la conexión con la divinidad.
Para comunicarse con la divinidad , es importante abrirnos a la consciencia de la realidad inmaterial, es decir de la realidad espiritual y èsto implica que necesitamos dar un paso de fé en aceptar el amor de Dios manifestado a través del reino angélico.

En este tiempo en el que el estrés asoma con frecuencia en nuestras vidas y hace estragos, es imprescindible aprender a encontrar la paz en nuestro interior y los Ángeles son un vehículo maravilloso para conocer esta experiencia de sanación, renovación y comunión con Dios.

Crecer espiritualmente supone estar dispuestos a aprender a amar a Dios por encima de todas las cosas, personas y circunstancias , aceptando que todo lo demás llegará por añadidura. En este reconocer con verdadera humildad que Dios está por encima, por delante y primero que todo y que Su Amor es infinito, inmutable, absoluto, eterno e incondicional es que iniciamos el viaje de conocimiento de los Ángeles .

Por allan
http://www.saltocuantico.com

LA GLANDULA PINEAL Y LA CONCIENCIA

Si no sabes quién y que eres… Nunca sabrás a donde ir.Los grandes problemas que encontramos en la percepción de la realidad es la desinformación o bien la supresión de ella. El poder viene del Conocimiento, pues si yo puedo ver más que tu, mi realidad es más amplia y tengo ventaja.

Una de las informaciones mas trascendentales son aquellas que marcan nuestra vida, pues generar cambios intensos en los pilares de la identidad y la conciencia. 
Todos hemos escuchado cuentos desde niños de la gente que puede comunicarse teniendo visiones, de los que se comunican con los espíritus, de los que tienen habilidades que la vasta mayoría no tiene.
Al clarividente se le conoce como aquel que tiene el arte de “ver” con otros sentidos, más allá de los cinco tradicionales. A la clarividencia se le llama a veces el sexto sentido. Los que cuentan con tal habilidad expresan que ven con lo que se llama “el tercer ojo”.
La glándula pineal, localizada aproximadamente en el centro de la cabeza, es del tamaño de un garbanzo, pero según ellos antes era del tamaño de una bola de ping pong.
La glándula tiene una apertura, con un lente para distinguir luz, es hueca y tiene receptores para distinguir colores y tiene una visión de 90 grados. El único sentido donde no puede mirar es hacia abajo.
 
Dentro de ella se encuentran moléculas de agua capaces de la recepción más fina de las frecuencias vibratorias del universo y de decodificar todas las geometrías y entendimientos de cómo la realidad fue creada. Está en todos nosotros, grabado en nuestro ADN, pero en nuestra “caída” lo olvidamos y sin nuestras memorias comenzamos a respirar diferente.
Qué rayos tiene que ver la respiración en todo esto?

Resulta que según explican, la energía pránica, circulaba por el centro de la glándula pineal. Entonces al dejar de usar esta, el prana, (energía vital del universo según el hinduismo), dejó de pasar por la glándula y así, de circular por todo nuestro sistema, y empezamos a respirar por la nariz y la boca.
El que nuestra energía vital no pasara por el tercer ojo, causó que dejaramos de ver las cosas como eran y lo que se nos presenta ahora es una realidad alterna, ó quizás mejor dicho una interpretación diferente, la cual se le conoce como conciencia polarizada

Los resultados de esta nos hacen pensar que estamos dentro de un cuerpo mirando hacia fuera, de alguna manera separada de lo que hay afuera.
Sin embargo la humanidad está evolucionando a una frecuencia donde la clarividencia será parte del día a día. Para algunos esto es un regalo que viene natural, especialmente con los niños. Para otros es un viaje. Se requiere de una experiencia cercana a la muerte, encuentro con otro ser, fiebre alta, accidente serio, golpe a la cabeza, utilización de enteógenos o la apertura de energías kundalini, véase otra forma de conocer el prana.

La Glandula Pineal a través de la Historia

Resulta que por siglos, esta ha sido estudiada y caracterizada por ser tema de debates sobre su propósito. Empezaremos por la historia “aceptada” comúnmente, aunque la reverencia a la glándula pineal como objeto de adoración puede verse claramente en objetos del Antigüo Egipto (se representa por una especie de “piña” por su extraordinario parecido), y continúa observandose hoy en día en la iconografía hasta en el mismísimo Vaticano y el cetro del Papa.

En el siglo cuarto, Posidonius de Byzantium (final del siglo IV AD), teorizó que la imaginación se debe a la parte del cerebro, localizada en el ventrículo del medio. Muchas más personas teorizaron al respecto, pero fue René Descartes (1596-1650), famoso filósofo y matemático, quien en su libro “Treatise of man”, no describió al hombre, sino una especie conceptual del hombre, una criatura creada por Dios, que consistía de dos ingredientes, un cuerpo y un alma. En su teoría, la glándula pineal formaba parte importante ya que envolvía las sensaciones, imaginación, memoria y la causa de movimientos corporales. 

Hoy se reconoce que la glándula pineal tiene cuatro funciones principales empezando por causar sensación de sueño, convertir señales del sistema nervioso en señales endocrinales, regular las funciones endocrinales y secretar la hormona melatonina, hormona que ayuda a regular el proceso de pubertad y ayuda a proteger al cuerpo de daño a células causado por libres radicales. Al parecer tiene un par de tareas más que en la antigüedad ni se imaginaban aun.

La glándula sin duda despierta la atención de los pensadores e iluminados desde tiempos inmemoriales. Además hoy en día se habla muchísimo de la habilidad de que posee de ver más allá de lo que vemos y se habla de cómo hemos perdido la capacidad de ver y como se supone vayamos dirigidos a evolucionar a un mundo de clarividencia.

¿Por qué la mayoría de la gente no puede simplemente utilizar la glandula pineal y “ver”?

Aunque no encontramos una respuesta clara y la cual pueda respaldar 100%, si existen teorías muy interesantes

Resulta que hasta antes del 1990 no se habían realizado estudios prolongados en la glándula pineal, entonces la Dra. Jennifer Luke, de la universidad de Surrey en Inglaterra, llegó al meticuloso descubrimiento de que la glándula pineal es el blanco principal de la acumulación corporal de fluoruro.
Luego de este descubrimiento, se concluyo la glándula pineal humana contiene la mayor concentración de fluoruro en el cuerpo. El fluoruro esta asociado con la depresión de la síntesis de melatonina pineal en gerbils prepubertos y en un acelerado proceso de maduración sexual en los gerbils femeninos. Los resultados fortalecen la hipótesis de que la glándula pineal tiene un rol en la duración de la pubertad. 

Sin lugar a duda esto nos plantea más preguntas que contestaciones, sobre todo el plantearnos porqué las corporaciones empujan a las agencias reguladoras mundiales a adoptar el uso del fluor en nuestra agua potable.

Hay numeros enigmas en este tema, incluso muchos profesionales del area dental despues de investigaciones independientes, han aceptado lo dañino del flour en la pasta de dientes denunciando la dañino para la salud, y la dudosa efectividad anticaries.Si continuamos indaganado sobre la no activación de la glandula pineal, empesamos a entender muchas cosas por ejemplo: el porque estamos consumiendo todo tipo de productos, refinados, azucares y harinas, pues estos productos al perder su capacidad INTEGRAL, y con aañadidos como cal y otros productos, dificultan la correcta eliminación de toxinas, en nuestro cuerpo, las cuales se acumulan siendo la glandula pineal un lugar de concetracion de la misma.

La electrocensibilidad y los campos magneticos en el cual vivimos incertos hoy en dia, como la telefonia movil, y dispositivos inalambricos, interfieren tambien con el proceso natural de nuestros centros corporales. No olvidemos que nuestros pensamientos son señales electricas, que atraves de sintaxis, decodificamos información que es el proceso de acción de nuestra mente y nuestra conciencia.


Presentación de David Wilcock sobre la verdad de la Pineal. 


El cambio magnético del planeta y próximas alineaciones de las energias del cosmos, descritas en todas las civilizaciones antiguas, sincronizadas desde el tiempo natural y cuya conexión con los misterios de las piramides de Egipto y otras culturas como los Mayas, nos trasladaran a nuevos niveles vibracionales gererando cambios en la percepción de la realidad producto de la activación natural de nuestro sentido mas profundo y ancestral 
" LA INTUICIÓN"

ABRIENDO LOS PORTALES DE LA MENTE. ¿QUE NOS DEPARA EL CAMBIO DE CONCIENCIA?

La glándula pineal y la glándula pituitaria: las claves de acceso a los campos de creación superior
De la consciencia ordinaria a la paraconsciencia (ACTIVACIÓN DEL CENTRO PINEAL-PITUITARIA)
Médicos alemanes de la Escuela de Medicina de la Universidad de Berlín han descubierto que entre las glándulas pineal y pituitaria existe un fino canal más delgado que un cabello, que úne las hormonas que secretan ambas y cuando ello ocurre químicamente, se produce un estado místico en la persona. La unión de estas dos secreciones hormonales puede facilitarse voluntariamente cuando la persona mediante métodos específicos, logra cruzar el umbral que separa al ser físico del ser divino que lo complementa.

La Ciencia del siglo XXI explica desde la física, la química y la biología, algo que desde hace décadas se nos decía desde las Energías Superiores. Hoy informamos que según las últimas canalizaciones llegadas durante este año del 2007, a través de Maestros Ascendidos, tanto la glándula pineal como la pituitaria, unidas, constituyen el más alto portal vibracional del cuerpo humano. Es el sistema endocrino, el portal que úne lo físico de la materia vital y con los reinos de la energía luminosa. Es así como esta fusión química al ingresar al torrente sanguíneo producen un aumento vibracional, que produce ondas balanceadas de energía, que la persona siente armónica y equilibradamente.

Los efectos son diferentes en cada individuo, ya que el subconsciente manifiesta sus propiedades acordes con cada personalidad. La combinación de esa explosión lumínica, más las manifestaciones del subconsciente dan paso a la apertura de la catedral del alma, y el ser se encuentra con su esencia. Es el momento y el medio que eligen las Inteligencias Superiores para hacer llegar el Conocimiento más sabio, a la Raza Humana.

http://habasis.blogspot.mx/