Read more: http://ayudablognovato.blogspot.com/2012/01/espectaculo-de-estrellas-en-su-blog.html#ixzz1uU7QApQz TIERRA DORADA: 10/17/12

miércoles, 17 de octubre de 2012

¿ LA FAMILIA ES UN OBSTACULO EN EL CAMINO ESPIRITUAL?


¿La familia es un obstáculo en el camino espiritual?
 ¿Cuál es la responsabilidad en el campo espiritual?
 ¿cuál es la responsabilidad como ser humano?¿ Es vivir la verdad, vivir el amor, llevar una vida virtuosa?
  
La única verdadera responsabilidad para todo ser humano que respira, que está, que existe, en el análisis final extremo, es encontrar y descubrir quiénes somos realmente, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Conocernos a nosotros mismos, esa es la primera y básica responsabilidad como seres humanos. Todo aquello que nos lleve hacia eso, la familia, el trabajo, cualquier experiencia que nos ayude a llegar, que nos lleve a esa meta de conocernos a nosotros mismos no debemos perderla por nada, no podemos dejar que nada se interponga en el camino.


Si estamos viviendo en una familia o rodeado de gente que no ayuda a nuestro propósito, o más bien nos aparta de ese camino, debemos ser compasivos, ellos no tienen por qué entenderlo, lo importante es que nosotros lo sepamos y lo entendamos, y no pretender que ellos también lo entiendan y lo compartan.


Pero si tratan de apartarnos con intención de nuestro camino de búsqueda interna, que es la búsqueda de Dios en uno mismo, entonces es momento de elegir, de tomar una decisión.


Siendo específicamente el caso de una madre o de un padre, debemos respetarlos porque nos dieron el cuerpo con el que estamos vivos, y mientras vivan ellos tenemos que proveerlos, cuidarlos, hacerles saber que estamos desde la gratitud, pero no tenemos por qué compartir un camino con ellos, si este no es de aprendizaje si no de deterioro, entonces podemos irnos físicamente de su lado.


Nosotros siempre hemos sido criados escuchando “honra a tu padre y a tu madre”, lo que es verdad. Pero estar con ellos si te ayudan a llegar a Dios, y si en cambio lo que hacen es llevarte a la ilusión, a lo mundano, ya no queremos eso en esta vida, entonces les expresamos amor y gratitud y seguimos nuestra senda, pero, reiteramos, siempre debemos proveerlos tanto como podamos, para que ellos estén muy bien, con el único límite de que aún esa provisión no nos quite del único camino.


Unos ejemplos:


Si en una familia la madre y el padre están en el camino, criaron a sus hijos con todo este entendimiento divino. Para que los chicos puedan ir a la universidad, los padres deberían ponerse en serias complicaciones, un gran esfuerzo, muy dificultoso, pero aun así y todo harían el esfuerzo, metiéndose en el mundo, tendrían muchos trabajos; eso ya sería apego y ego, no lo correcto, porque los chicos en ese momento de sus vidas si quieren ir a la universidad, ya tienen los medios para conseguirse su trabajo, o becas, desde su propio divino esfuerzo.


Los padres pueden guiarlos desde la propia habilidad de los hijos, pero no privarse ellos mismos de lo básico y esencial para que el otro alivie un camino que finalmente va a tener que recorrer por sus propios medios.


Ahora viene la actitud de la sociedad que quiere llevarte a un complejo de culpa. Cómo no te sacrificas para que tus chicos vayan a la universidad, qué pasa con tu responsabilidad como padre.


La gran responsabilidad fue haberlos criado hasta que se convierten en chicos mayores de edad, incluso socialmente. Si no lo hiciste en ese momento, ya es tarde ahora por más que le pagues la mejor universidad. Los chicos van a tener que hacer su experiencia por sí mismos.


Hay tres formas de aprender en este plano: de forma dura, de forma muy dura, y de forma terriblemente dura.


Otro ejemplo: La responsabilidad de ir hacia un camino espiritual con un compañero en esta vida, compartir todo perfectamente juntos.


¿Es una bendición tener un compañero en la vida para la búsqueda espiritual?


Nos hemos encontrado con parejas muy espirituales en las cuales el marido está muy deprimido porque la esposa decidió el celibato, el camino de la limpieza en la búsqueda espiritual, y todo su amor va a Jesús o a Buda. Lo que tratamos de compartir con ella es que si ya había elegido la vida de familia es toda una responsabilidad haber decidido eso, no eligió ser una ermitaña célibe en una cueva, o una monja en un convento. Si tiene un socio, un compañero para amar, debe compartir el amor con ese esposo y canalizarlo para toda la creación. Pero si realmente quiere ser célibe, quiere cesar con toda relación, debe conversarlo con su compañero, porque si lo decide por ella sola y se va, hay un karma que va a tener que saldar.


Un compañero de vida es como tu Dios privado, cuando elegís tenerlo en tu vida, ahí está la maestría suprema espiritual, el esposo en la esposa y viceversa. Hagas lo que hagas compartanlo con la creación, todo el tiempo, es la forma más rápida de llegar a la realización interna. Y si estuvieras solo, no tenés que ir a ningún lugar, no tenés nada que conseguir, nada que salir a buscar, solo tenés que darte cuenta. Somos amor incondicional.


Vos siempre tenés que elegir, o amor incondicional o enojo, ira, apego, ego.


Elegí lo que sea más positivo en tu vida ¿Qué van a elegir ustedes?


¡Sean felices!

 

BIENVENIDO ANGEL HUMANO

¿Y dónde están ahora? ¿Dónde se han ido aquellos que habían estado reservando el sitio para las masas? Pues hemos ido a un lugar nuevo y a una nueva realidad, la de convertirnos en ángeles humanos. Hemos sentido que se nos exigía mucho, nos hemos quejado y protestado, y nos hemos sentido cansados hasta llegar al final… y el final de esta primera fase masiva nos ha traído a este nuevo comienzo en el que nos encontramos.

Los nuevos síntomas y cómo hemos evolucionado

¿Has perdido las ganas de ser un sanador?

¿Has sentido en los últimos meses que la energía que solías contener ya no está?

¿Te preguntas a qué debes conectarte ahora y cómo tienes que hacerlo?

¿Sientes de repente que tu vida está «aquí» y no en otro sitio, como te pasaba antes?

¿Has perdido las ganas de salvar a las personas o las causas y simplemente quieres quedarte donde estás, sin necesidad de luchar?

¿Has dejado de acudir a grupos y hablar continuamente de temas espirituales?

¿Has dejado de meditar, «limpiarte», actuar para crear, movilizar energía o consultar fuentes de adivinación?

¿Has perdido el deseo de elevar la energía del planeta, sanarlo o similares?

¿Sientes que ya no tienes la necesidad de hacer que las cosas ocurran?

¿Estás cansado de estar solo, cuando antes no te importaba, y ansías la compañía de otros?

¿Sientes que tu energía personal es más «sutil» que antes?

¿Sueles sentirte invisible cuando estás en un sitio público?

¿Notas que tus necesidades se cubren de forma natural, sin que tengas que esforzarte? O, mejor dicho, ¿notas que rara vez te falta algo?

¿Has empezado a establecer unos sólidos límites y notas que ya no estás tan «abierto» a todo y a todos como antes?

¿Has empezado a valorar las cosas pequeñas y a descubrir que ya no estás tan interesado en las posesiones materiales, en conseguir lo que quieres o en que las cosas sean de determinada manera?

¿Empiezas a darte cuenta de que no todo gira en torno a ti, de que el comportamiento de los demás no tiene nada que ver contigo y has dejado de tomarte las cosas de forma personal?

¿Das prioridad a tu salud y tu felicidad?

¿Te sientes ahora cómodo negándote a participar en cosas que sientes que no van contigo?

¿Te resulta más fácil «cerrar la puerta» a los demás, sabiendo que no tienes que ser amable ni complaciente en tu interacción con ellos y que, para empezar, interactuar con ellos ni siquiera era tu intención?

¿Sientes una paz y una calma que no solías experimentar antes, y que estás seguro y protegido?

¿Estás listo para retirarte?

¿Estás más atento a lo que sucede a tu alrededor en vez de a lo que pasa contigo?

¿Ves más claramente a los demás y qué han venido a aportar? ¿Los reconoces y conectas fácilmente con ellos cuando es necesario?

¿Eres más consciente del conjunto, puedes interactuar en grupo sin atribuirte o infravalorar la contribución y los dones de los demás? ¿Les permites que participen sin sentir que intentan imponerse o controlarte?

¿Te das cuenta de que no hay nada que «arreglar» y que nunca lo hubo? ¿Has dejado de ofrecer tus servicios cuando nadie te los pedía (y eso incluye también a la naturaleza y al propio planeta)?

¿Encuentras ahora las respuestas en tu interior, y rara vez consultas fuentes externas?

¿Sabes que no eres «perfecto» y que nunca lo serás?

¿Posees un gran don o habilidad y los demás suelen decírtelo, pero no tienes ni dea de a qué se refieren?

¿Ha dejado de incomodarte ver sufrir a otro, sabiendo que es su camino y que tiene un propósito superior?

¿Eres capaz de tomar decisiones con «las tripas», la intuición, o simplemente atendiendo a los que sientes que está bien, sin necesidad de una explicación racional?

¿Sabes lo que tienes que hacer, y te das cuenta de que todo lo demás son las pasiones o el propósito de otros, manteniéndote en tu papel y sin adoptar el de ellos?

¿Has descubierto que pasas más parte de tu tiempo centrándote en una de tus pasiones o talentos en lugar de en varios intereses como hacías antes?

Si te sientes identificado con alguna de las afirmaciones anteriores, seguramente te estés convirtiendo en un ángel humano. Pero debes saber que estos cambios nos llegan paso a paso. En eso consiste la evolución. Así, puede que sólo tengas algunas de las experiencias mencionadas, pero no todas. Con el tiempo, acabarás experimentando la mayoría, y sentirás que tienes que «esperar» a que los demás lleguen al mismo punto, ya que todos formamos parte de un bienamado todo. Además, ¡nosotros también empezaremos a tener nuevas y emocionantes experiencias!

Si ya no te sientes tan conectado a la Fuente o a una vibración más alta como antes, debes saber que hay una buena razón para ello: hemos alcanzado un punto en nuestro proceso evolutivo espiritual en el que ya tenemos suficiente luz dentro de nosotros. Nos hemos «graduado». Eso significa que estamos listos para conectarnos unos a otros. Estamos habitando un nuevo espacio de luz mediante una red de hermanos y hermanas, y a partir de ahora nuestras conexiones serán con nuestra alma y con los demás.

Bienvenido, ángel humano, a la siguiente fase del regreso a casa…

EL GRAN SECRETO DE LA FELICIDAD (CONNY MENDEZ)

1-  Yo no hablo, ni permito que se hable nada contrario a la perfecta salud, la felicidad y la prosperidad.

2-  Yo le hago sentir a todo ser viviente que lo considero valioso.

3-  Yo le busco el lado bueno a todo lo que me ocurre, y a todo lo que veo ocurrir a otros.

4-  Yo pienso en todo lo mejor. Espero todo lo mejor. Trabajo unicamente por lo mejor.

5-  Yo siento igual entusiasmo por lo bueno que le ocurre a otro, que por lo que me ocurre a mi.

6-  Yo olvido mis errores del pasado y sigo adelante a mayores triunfos.
7-  Yo llevo una expresion agradable en todo momento, y sonrio a todo ser que contacto.

8-  Yo no tengo tiempopara criticar a los demas, ya que paso tiempo mejorandome.

9-  Yo mehago tan fuerte que nada puede perturbar la paz de mi mente.
10-Yo Soy demasiado grande para preocuparme. Demasiado noble para enfurecerme. Demasiado fuerte para temer. Demasiado feliz para permitir la presencia de algo negativo.